«Las armas las carga el diablo, pero las dispara un hijo de puta»

La portada de ABC de hoy, 7 de agosto de 2015, es de las  más desafortunadas que se han visto en los últimos años. Nos gusta el titular fácil, amarillista, lapidario. Pero en este caso es absurdo y lleva a la confusión: «Hiroshima: la bomba que deshumanizó la ciencia».

Portada de ABC de 7 de agosto de 2015

Todos estamos de acuerdo (espero) en que el uso de la energía atómica por esta vía es una barbarie, aquello fue una tragedia indiscutible. Sin embargo, siguiendo la línea del título, se me ocurren otros titulares para otras tragedias (de menor calado en cuanto a número de personas pero tragedias al fin y al cabo), elijamos al azar tres noticias del mes de agosto (si algún afectado lee esto, le presento mis respetos):

 

- La mano que deshumanizó los cuchillos (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/08/06/catalunya/1438891053_873704.html).

- El mechero que deshumanizó el fuego (http://politica.elpais.com/politica/2015/08/05/actualidad/1438787465_381518.html).

- El cubierto que deshumanizó las cenas (http://politica.elpais.com/politica/2015/07/25/actualidad/1437847851_079373.html).

 

La ciencia no es una persona, no disfruta de intencionalidad. La intención la pone el ser humano. Es el hombre el que realiza la acción: los cuchillos pueden ser buenos o malos, el fuego puede ser bueno o malo, la cena puede ser buena o mala… la energía atómica puede ser buena o mala. Todo depende del uso. Una vez escuché en la televisión a un soldado que decía: «Las armas las carga el diablo, pero las dispara un hijo de puta». Qué razón tenía ese chico. Afortunadamente, el uso de la energía que podemos extraer del átomo tiene otras muchas aplicaciones. En mano del ser humano está usarla de un modo o de otro. ¿Un conductor suicida por una autopista en sentido contrario deshumaniza el tráfico?, ¿un profesor pseudocientífico deshumaniza la Educación?, ¿un falso cirujano que deja morir a sus pacientes deshumaniza la medicina? Absurdos.


Feliz día de aproximación a π

Hoy es 22 de julio, es decir, 22/7.

Se da la circunstancia de que 22/7 es una aproximación a π que se ha usado durante siglos y que hoy usamos muy a menudo sin pararnos a pensar en ella: 22/7≈3,14≈π. El número π es un número irracional, tiene infinitas cifras decimales, así que no es cierto que π sea 3,14. Sin embargo, 3,14 es un número que utilizamos de forma cotidiana, pues con dos decimales es suficiente. ¿Alguna vez te has parado a pensar a quién le tienes que dar las gracias?

¿A quién se debe esta aproximación? Pues parece que fue Arquímedes el primero en llegar a esta fracción, en su obra Sobre la medida del círculo. En este texto aparece más de una demostración, pero interesa una en la que encuentra que la razón del área de un círculo inscrito en un cuadrado (diámetro=lado) es aproximadamente igual a 11/14. Aunque puedes leerlo en Pesando el número π, no es difícil llegar a la conclusión de que al dividir las expresiones teóricas de las áreas obtendremos π/4. Igualando ambas cantidades (de forma aproximada) se obtiene el deseado π≈22/7. Por tanto, feliz día de aproximación a π.

 

Moviendo una cerilla la igualdad sigue siendo cierta. En realidad hay un fallo, donde dice "igual" debe decir "aproximadamente igual". Del libro «El omnipresente número π».

 

REFERENCIAS

«Arquímedes», FERNÁNDEZ, E. M., RBA (2012)

«El omnipresente número π», ZHÚKOV, A. V., URSS (2004)


Hallado Mordor, en los confines del Sistema Solar

Los descubrimientos de la misión New Horizons respecto al lejano Plutón tienen excitada a toda la comunidad científica. El humor de los técnicos y científicos de la NASA no conoce límites, así que han llamado Mordor a una zona de Caronte, el mayor satélite de Plutón. Así lo anunciaban en su cuenta de twitter:

Fuente: https://twitter.com/NASA/status/621405254744207360

 

 

A continuación dejamos la imagen que la New Horizons tomaba el 13 de julio de 2015, a tan solo 466.000 kilómetros de distancia. En la Wikipedia no han esperado ni un día, ya existe la entrada Mordor (Charon).

Mordor es la zona oscura de Caronte. Fuente: https://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/nh-charon.jpg


«No vacunarse es una gilipollez»

El País, 2 de junio de 2015

 

Leo en El País una noticia que me entristece: Un niño de Olot no vacunado, primer caso de difteria en España desde 1987. Por el momento no queda claro por qué no estaba vacunado, si es por decisión de los padres o por alguna otra razón. Mi opinión es clara: no vacunar es una irresponsabilidad. El título de post es una cita del siguiente vídeo, que es bastante gráfico con respecto al asunto de las vacunas. Ahí va.

 

 


El turco que creía saber volar

Desde que se inició este blog (en blogger) han pasado 2718 días y sigo sin conocer a nadie con poderes paranormales. Aunque algunos crean tenerlos, como el turco Mr. Sabri. Esta compilación de vídeos merece la pena.


Terrorismo ecológico

Tengo una alumna que es Argentina. Es un encanto. No por eso pienso que todos los argentinos son maravillosos.

Hay argentinos que practican el terrorismo ecológico. No por eso pienso que todos los argentinos son odiosos.

Hay personas que no se oponen a algo. No significa que lo defiendan.

Por otra parte, hay personas que no se creen la milonga de que los transgénicos son malos malosos. No por ello viven a sueldo de Monsanto.

Los transgénicos ni son malos ni son buenos. Simplemente son. Pienso eso, y no me paga Monsanto.

Un gran libro.

 

 

Pero esto último hay gente que no lo ha entendido.  Una tal Sofía Gatica promovió hace tres días un atentado contra la libertad de expresión mediante amenazas graves para que J. M. Mulet no pudiese dar una charla en torno a su libro Comer sin miedo. Fue en Córdoba, Argentina. Mejor que leáis al propio científico contando sus Aventuras en Argentina. Desde aquí solo queremos mostrar todo nuestro apoyo. En El retorno de los charlatanes Mauricio-José Schwarz también hay una crónica: Activistas anciticiencia amenazan a J. M. Mulet.

 


Un chimpancé muy científico

Siempre he defendido el palo como primera herramienta científica de la historia de la humanidad. Me encanta esa escena de 2001: una odisea del espacio en la que un simio golpea unos restos orgánicos con un fémur. Creo que Stanley Kubrick supo retratar perfectamente cómo la tecnología es la heredera del uso de las herramientas más básicas que nos brinda la naturaleza.

 

 

En este sentido me ha hecho gracia un vídeo en el que un dron graba a un grupo de chimpancés (ver vídeos de drones te hace pasar un rato curioso). Uno de los chimpancés muestra una actitud muy pre-científica, en su mirada se ve una humana curiosidad y, sin pensarlo, golpea al dron con una rama (¡un palo!). A continuación lo analiza, ¿qué demonios es esto?, se dirá a sí mismo. Se trata de un grupo de chimpancés del zoo de Arnhem Burgers (Países Bajos) y el vídeo lo cuelga Wall Street Journal. Me viene una pregunta, ¿puede convertirse a un chimpancé en científico?

 

 


Superconductividad y mentiras piadosas

[Entrada publicada originalmente el 10 de enero de 2008 en http://www.cienciaxxi.com/2008/01/superconductividad-y-mentirijillas.html]

Acabo de leer un artículo en New York Times (When Superconductivity Became Clear (To Some)) realmente interesante.

Trata sobre cómo se resolvió el problema de la superconductividad. Ésta es una propiedad que ciertos materiales muestran a temperaturas muy bajas (el mercurio lo presenta por debajo de los -269ºC aproximadamete). Consiste en que el material ofrece resistencia nula al paso de la corriente eléctrica y otra cosita que ya explicaré algún día.

En 1908 Karmelingh Onnes (en la facultad le decíamos «el comelimones») consiguió licuar Helio, a una temperatura de unos 4K (-269ºC). Este evento fue muy importante porque dejó la puerta abierta para posteriores investigaciones sobre la conducción de la electricidad en metales a bajas temperaturas. Así que en 1911 descubrió que el mercurio presenta superconductividad a partir de la temperatura mencionada.

Y como ocurre siempre en física al aparecer un hecho nuevo, cientos de físicos intentar interpretarlo y ajustarlo a sus conocimientos previos, intentan amoldarlo a sus teorías ya establecidas. Nos dice el artículo que figuras como las de Einstein, Heisemberg y Bohr fracasaron en sus intentos.

Ya situados nos vamos a Princeton, al Institute for Advanced Study, donde Bardeen (un reputado físico que obtuvo popularidad por la invención del transistor) recluta a un desconocido Leon Cooper que acababa de obtener, en 1955, su posdoctorado. Jonh Bardeen le propuso resolver el problema de la superconductividad.

- Cooper: No sé demasiado del tema
- Bardeen: Yo te enseñaré

Y no le comentó nada de los fracasos de Einstein y compañía. Dicen que ocultar la verdad no es mentir, bueno… En este caso lo llamaremos mentirijilla piadosa, simplemente porque salió bien. Más adelante Cooper diría que olvidó mencionar la totalidad de los físicos famosos del siglo XX habían trabajado en el problema y habían fracasado. Pero, según Cooper, la omisión fue afortunada pues, en caso contrario, habría dudado en la resolución.

En menos de dos años elaboraron una teoría («dificilísima», en palabras de Cooper, y no le faltaba razón al muchacho) denominada Teoría BCS (Bardeen Cooper Schriffer). Si alguien muestra interés explicaré algo de ella los más divulgativamente posible en otra entrada.

En el 72 el Premio Nobel.

 

 

Y es que, en ocasiones, los grandes saltos conceptuales en ciencia lo han dado jóvenes científicos que no tienen la mente arraigada a una vieja tradición que les impide ver más allá. Han crecido con las nuevas teorías y las han asimilado como algo «normal». ¿No habéis visto cómo manejan los chiquillos de 10 años los móviles? No saben que hubo una época -no hace mucho, cuando ponían Mcgiver- en que no existían. Y se ríen de uno cuando les dices que cuando quedabas con algún amigo acudías al bar de la cita y los colegas iban llegando poco a poco, si tardaban pues consumías para aligerar la espera.


Hasta el infinito y más allá [Libro]

Manuel Seara atesora en su haber varios años de divulgación científica en prensa y radio, por tanto ha sabido convertir su libro «Hasta el infinito y más allá» en un texto para todos los públicos. Tal vez el iniciado en temas astronómicos vea asuntos que conoce de sobra, sin embargo sus páginas están llenas de temas de candente actualidad. Además, no viene mal refrescar la memoria y entrar en algunos temas desde una perspectiva nueva.

 


«Hasta el infinito y más allá» se divide en cincuenta y un capítulos breves de cómoda lectura. Aunque puedes saltar de uno a otro, con frecuencia el autor hilvana los capítulos para seguir un hilo conductor. Comienza hablando de historia de la astronomía, desde los babilonios hasta los días actuales, pasando por la revolución copernicana, Newton y, por supuesto, la relatividad especial y general de Einstein. Cuenta alguna que otra anécdota curiosa. Por ejemplo, a pie de página, haciendo referencia a Kepler:

«Su primer matrimonio con Bárbara fue por amor, pero el segundo, en 1613, fue una cuestión práctica (necesitaba una mujer que cuidara de él y de los niños), y eligió a su esposa, Susana, en un casting entre —al menos— once candidatas».

Trata la visión cosmológica actual y cómo hemos llegado hasta ella, con una sencillez y brevedad admirables. Este es un tema que suele costar al lector, sin embargo Seara procura presentar sus contenidos de forma clara.

«En el principio no había absolutamente nada, una nada tan absoluta que resulta diíficl de comprender por el ser humano».

A lo largo de varios capítulos traza ciertos esbozos sobre astrofísica y evolución estelar que al profano le pueden servir para iniciarse en este interesante mundo. Manuel Seara relata cómo en 2012 un grupo de astrónomos españoles comprobaron que dos enanas blancas pueden fusionarse para formar una supernova tipo Ia. Es una pena que la impresión del libro haya coincidido con la publicación del artículo Una asociación estelar condenada a la catástrofe, un trabajo liderado por el astrofísico Miguel Santander y en el que se detalla cómo ellos mismos han observado el «baile mortal» de dos de estos astros. Si hay una segunda edición, no estaría mal que se incluyera este importante resultado.

También encuentra lugar para hablar sobre astroquímica y astrobiología. Pero tal vez el fuerte del libro sea la gran cantidad de referencias a proyectos actuales investigar los entresijos el Universo, proyectos con acrónimos de lo más cachondos: CARMENES, PLATO, CALIFA, ALMA, MACHO, etc.

Los quince últimos capítulos los dedica a nuestro Sistema Solar y se podrían usar como libro de texto para nuestros estudiantes de últimos años de primaria y de secundaria. «Hasta el infinito y más allá» puede ser considerado un libro de referencia de Astronomía, Astrofísica y Cosmología para todos aquellos que quieran comenzar a entrar en estas disciplinas que tanto nos ha dado al ser humano.

Puedes escuchar a Manuel Seara en Entre probetas.