Pseudociencias e institutos, igual José Antonio Marina no está tan loco

Nos cuentan en Dimetitlsulfuro que Josep Pàmies dará mañana (6 de noviembre de 2015) una conferencia el el IES Sánchez Cantón, en Pontevedra, cuyo título es «Las verdades ocultas en alimentación y salud». ¿Quién es este señor y qué cosas defiende?, pues Deborah (autora del blog) nos lo cuenta muy bien (obligada lectura). Aquí solo ponemos una captura de pantalla con algunas de sus joyitas:

Pseudoconferencia

Recogido en dimetilsulfuro.

No, a los jóvenes no podemos ir diciéndoles estas locuras, el mundo no es tan malo malísimo, no hay tantas conspiraciones. Yo mismo he visto como una persona le decía a mis alumnos cosas del tipo:

  • La carne es mala, no comas nada.
  • El pan es malo, no lo comas.
  • La leche es mala, no la bebas.
  • La medicina «oficial» [sic] no cura, la homeopatía y la medicina ayurvédica sí.
  • Si tomas una cuchara de aceite luego puede beber el alcohol que quieras.
  • La quimioterapia no cura.
  • Las vacunas provocan autismo.
  • Nunca compres en supermercados.
  • El microondas provoca cáncer.
  • Y un largo etcétera (también en otras áreas).

El caso es que, ¿y si el filósofo José Antonio Marina no está tan equivocado en eso de «evaluar» al profesor? Tal vez evaluarlo en la objetividad, si es neutro, si fomenta el pensamiento crítico. Un profesor no debe dogmatizar, un profesor es un guía que no inculca sus propias ideas. Solo pienso en alto, me gustaría ver qué pensáis vosotros.

Otro artículo sobre Pàmies: http://quemalpuedehacer.es/blog/2015/06/14/quedar-en-evidencia-josep-pamies/

A la LOMCE le falta luz: cómo formar un inculto electromagnético

Todavía no ha pasado un año desde las noticias del Real Decreto 1105/2014 del 26 de diciembre. El sábado 3 de enero de 2015 se publicó este RD que establece los contenidos curriculares básicos de ESO y Bachillerato. En este post no vamos a analizar la ley al completo. Solo nos fijaremos en la materia de Física y Química, además en un punto muy concreto. Se cursa de forma obligatoria en 2º y 3º de ESO y de como optativa en 4º de ESO (no me parece mal el enfoque de dejar un mayor formalismo para 4º, pues se canaliza hacia un Bachillerato de Ciencias).

BOE 3 enero de 2015, página 257

Puedes descargar el pdf aquí, para consultar los contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje de todos los cursos. En esta entrada tomamos las capturas de pantallas del curriculum de 2º y 3º. Se me vienen a la mente muchos problemas, pero voy a señalar dos.

El primer problema es de organización: no se especifica qué se da en cada curso, primer lío para las editoriales. Es posible que sepas que formo parte del equipo de ciencias de la editorial Algaida-Anaya, en nuestro caso hemos optado por tratar muchos contenidos en los dos cursos, con diferente nivel de detalle, con diferente profundización, usando vocabulario y expresiones lo mejor adaptados a cada nivel educativo. Pero es difícil, la ley no te facilita la tarea.

El segundo problema es de contenidos: no aparecen ondas (luz y sonido) por ningún sitio: en la LOMCE han desterrado las ondas.

 

Física y Química 2º-3º ESO. Bloque 1. "El método científico" podría haberse llamado "los métodos de la ciencia" o con alguna denominación que diese a entender que no es un método único.

Física y Química 2º-3º. Bloque 2.

Física y Química 2º-3º. Bloque 3.

Física y Química 2º-3º. Bloque 4.

Física y Química 2º-3º. Bloque 5.

 

Nada, las ondas brillan por su ausencia. Lo he hablado con algunos compañeros y nadie me da una razón para ver este desprecio como algo convincente, ¿alguien sabe por qué este vacío a las ondas? Personalmente entiendo que son muy pero que muy importantes, más si hacemos caso a la propia ley:

 

La revisión curricular tiene muy en cuenta las nuevas necesidades de aprendizaje. El aprendizaje basado en competencias se caracteriza por su transversalidad, su dinamismo y su carácter integral. [Sec. I. Pág. 170]

 

Esas «nuevas necesidades de aprendizaje» incluyen (desde mi punto de vista, ojo) las necesidades de conocimiento del alumno en su vida cotidiana. Conceptos como el periodo y la frecuencia de una onda les sirve para entender muchos fenómenos naturales e incluso sociales y políticos. En el área temática de las ondas hay cosas generales (como fenómenos atmosféricos), pero también se puede afinar y hablar de la luz y el sonido. Respecto a la luz... ¿no es importante entender la naturaleza ondulatoria de la luz en un momento actual en el que la fibra óptica está de moda? Solo se pide «tocar» la ley de Snell, no hay que estudiar la difracción de Franhoufer ni la birrefringencia del espanto de Islandia. En lo referente a la acústica, siempre ha sido la gran olvidada, no solo en secundaria y en esta ley, incluso en algunas facultades. Pero al menos trabajabas con la velocidad del sonido, el eco (su diferencia con la reverberación) y cosas chulas como la ecografía y la ecolocalización.

Así que los chavales que en 4º de ESO decidan tirar para asignaturas no científicas no sabrán cómo funciona una ecografía ni por qué se forma el arcoiris (tal vez las futuras embarazadas vayan temerosas a la primera eco de su bebé). Es muy grave no saber qué es el espectro electromagnético ni el electromagnetismo, pues puedes acabar diciendo barbaridades del estilo siguiente:

 

Fuente: https://twitter.com/Equo/status/645873010147205120

 

Una falta de cultura científica muy pero que muy grande. Aunque aquí se habla de «electromagnetismo», las respuestas más divertidas van en la línea de las ondas electromagnéticas (de la mano de JM Mulet y de Javier Peláez):

 

 

La burrada va más allá de la óptica: si no te gusta el electromagnetismo, ¿cómo usas twitter? Un sinsentido épico. Y no pienses que los que elijan Física y Química en 4º de ESO lo tienen más fácil: TAMPOCO SE ESTUDIAN LAS ONDAS EN 4º. Vamos más allá: el espectro electromagnético se estudia en 2º de Bachillerato... somos formadores de futuros analfabetos científicos. Menos mal que personas como Natalia Zelmanovith divulgan a la perfección que la luz visible y, por ejemplo, las microondas son cositas muy parecidas.

En cualquier caso, los profesores estamos para adaptar la ley y tomar los libros de texto como simples guías, no como un trabajo terminado. Por mi parte, voy a seguir hablando de ondas. Y tenemos la sartén por el mango, ¿o no hay que realizar tareas integradas en las que se trabajen competencias y que sean interdisciplinares? Pues eso mismo, en mis libros texto de Algaida van a seguir entrando algunos guiños a este desterrado mundo ondulatorio, tal vez no como contenido, pero sí en actividades de competencias (si los compañeros y los jefes me lo permiten). Hacemos un trabajo minucioso y nuestro objetivo es alfabetizar científicamente a los adolescentes.

 

La ley de Snell-Descartes está triste. Créditos: https://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Snell#/media/File:Fénytörés.jpg

Física para náufragos

Este vídeo me ha parecido muy didáctico. Se observa una niña achicando agua de una canoa de una forma muy original, con oscilaciones de un lado a otro consigue reflotar la embarcación. La secuencia podría incluirse en un curso de «Física para náufragos». No he podido encontrar la fuente original, si algún lector la encuentra, le ruego que nos la haga llegar.

 

Escepticismo en el aula: una propuesta de trabajo

Los que visitan Ciencia en el XXI saben que este es un blog racional, un lugar donde el pensamiento crítico es fundamental. Personalmente defiendo la postura crítica ante cualquier tipo de afirmación irracional que pueda hacer algún tipo de daño a la persona, ya sea física o psicológicamente. Especialmente me siento inclinado a la lucha contra las pseudociencias. Sin embargo, pienso que la mejor forma de luchar contra supercherías no es la lucha y el ataque directo, sino mediante las herramientas poderosas de la alfabetización científica, divulgación científica y la popularización de la ciencia. Igual estoy equivocado, pero mi modo de ver es alfabetizar y divulgar desde la escuela para acabar convirtiendo la ciencia en algo popular, un arma para luchar contra estupideces de todo tipo. Decirle a un mangante que es un mangante solo sirve para enfrentarnos a él. Prefiero enseñarle a la gente a mantener sus propiedades a salvo de ese mangante. Eso sí, si puede ser, el mangante a la cárcel.

Sí fuimos a la Luna. Punto.

En este sentido he dado un taller en dos sesiones para el Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla la Mancha. Muchas veces me piden las presentaciones que uso en los cursos, talleres y conferencias, pero son pocas las veces que las subo. La razón es múltiple. Fundamentalmente porque una presentación sin la voz del autor, es algo frío y con poco fundamento. Algo de más peso (nunca mejor dicho) es que suelo usar muchos vídeos en mis presentaciones. Esto eleva mucho el peso de las presentaciones e invalida la carga. He resuelto el problema incluyendo los enlaces pertinentes y qr para facilitar el seguimiento. Así que os dejo las dos sesiones. Una un poco más teórica (no demasiado) y otra con pinceladas sombre la conspiración lunar y la telepatía. Está claro que esto es para compartirlo, copiarlo y recopiarlo. Eso sí, si te ha servido, dímelo.

Por supuesto que cada docente debe adaptar los materiales a la realidad de su centro. No podemos entrar a ver los materiales con la idea de que lo tenemos todo hecho. Se trata de una propuesta. Si tal como está sirviera para todos, algo estaría mal hecho. Si lo adaptas a algún curso, nivel o asignatura concreta, por favor, compártelo.

 

PRIMERA PARTE

 

SEGUNDA PARTE

 Actualización 26 de febrero de 2014

Al respecto de este curso, José María Rodríguez Mataderrona escribe La conspiración lunar y la telepatía en el blog del CRFP.

Súper Eugenio Man contra las fuerzas malignas

Ya se ha comentado por aquí alguna vez que no está mal que los alumnos de secundaria realicen algunas pruebas en las que deban leer algo más de lo habitual. Están acostumbrados a pregunta-respuesta y pregunta-operación y no se paran en los detalles. En la carpeta Exámenes frikis me propuse ir colgando algunas pruebas en las que se baja la dificultad de cálculo en pro de la atención a la lectura y los detalles. En la variedad está el gusto y no todas las pruebas pueden ser así, pues la realidad es que también deben tener soltura con operaciones más complejas. Dejo aquí la última prueba de la serie: Súper EM contra las fuerzas malignas, de un nivel medio-bajo, así que si te animas, puedes poner a prueba tus conocimientos básicos de física de secundaria.

Si me arrancas las palabras del diccionario…

Según cuentan en La ciencia es bella, en el Departamento de Educación de Nueva York han sacado un listado de palabras prohibidas en los exámenes estandarizados. Suena a broma, textos como el que sigue, serían imposibles. Se señalan las palabras censuradas.

Los niños con educación y que se ocupan de cosas importantes no caen en un abuso del alcohol, del tabaco y de las drogas. Así por ejemplo, Pablo es un niño cualquiera que celebra su cumpleaños el día de año nuevo. Le han enseñado en casa a no esperar regalos caros, puesto que sus padres están muy concienciados con el hecho de que hay otros niños que no tienen casa con piscina, ordenadores en casa, videojuegos o simplemente son personas sin hogar. En su barrio no viven famosos, pero tampoco pueden quejarse de su estilo de vida porque en otros lugares del mundo hay catástrofes tales como tsunamis, terremotos o volcanes que llevan a la muerte. En el barrio de Pablo la pérdida de empleo se ha acusado en los últimos años, hasta el 40 %, lo cual es preocupante debido al índice de pobreza en el que está sumergido el barrio. Hay familias en las que algún miembro tiene cáncer o alguna otra enfermedad. Desesperados y sin dinero para médicos, acuden a todo tipo de ciencias ocultas, de hechicerías o parapsicólogos, que hacen cosas con su mente. Muchas jóvenes se ven obligadas a irse de casa, terminando su aventura en un divorcio prematuro. En cualquier caso y aunque acuda poco a las celebraciones religiosas, sus formadores en religión le dicen que en la antigüedad existía la esclavitud, que algo hemos avanzado y que al asunto de la pornografía no hay que hacerle tanto caso. A Pablo no le gustan las discusiones sobre el deporte, sin embargo, los temas de política le interesa mucho. Así, suele decir que cómo se va a avanzar en un planeta donde ve cada día noticias en el periódico sobre el crimen organizado, terrorismo, violencia y otras mil formas de derramamiento de sangre. A él no le gustan las armas pero, a pesar de ello, ha leído mucho sobre las armas nucleares y sus posibles efectos. Pablo se ha enterado de que son muy malas, pero que también pueden hacerte daño los cigarrillos o la ludopatía. Hace poco leyó en un periódico que es así como se llama la adicción a los juegos de azar. Aunque es un chico muy interesado por todo tipos de temas, como la evolución y la detención de plagas (ratas, cucarachas, etc.), tampoco descuida a sus amigos. Así que en Halloween hizo una excepción y tomó algo de comida basura, dice su madre que no es buena, pero de vez en cuando se lo permite. Como vive en un barrio de una gran ciudad nunca ha visto animales en libertad. Pero ha oído que hay personas que los cazan para comer. Sólo ha visto perreras con perros vagabundos muy deteriorados, con ladridos que les sugiere la forma en que podrían emitir sonidos los dinosaurios, aunque no puede saberlo, pues nadie les ha hablado de ellos, ni en el colegio. Una vez fue al médico por un resfriado y no supo rellenar el formulario, pues ponía una casilla con la palabra “sexo” y en otra parte hablaba de “funciones corporales”, ¿qué es eso?, le preguntó a la madre, y le tapó la boca para que nadie lo oyera. Su gran sueño es poder tener dinero un día para irse de vacaciones porque, según ha oído a uno de sus tíos, en otras ciudades hay conciertos de rock y música rap. El mejor premio que puede recibir Pablo es la sonrisa de su hermanita pequeña cada mañana. Vive en un Mundo Feliz.

Si me arrancas las palabras del diccionario... Pablo sería un niño inculto que no entendería la sociedad en la que vive.

Ese momento atroz en el que te entran ganas de arrancar cierta página de un diccionario

Por desgracia, los diccionarios no siempre definen bien los términos. Este hecho se agrava cuando se trata de vocablos científicos y técnicos. Luchar contra lo que los niños aprenden cuando están en primaria es sumamente difícil. Aquí un ejemplo: las nubes no son vapor de agua. En el colegio se explica que sí, que lo son, lo cual supone un error de cajón. No lo son y punto, por muchas vueltas que le demos. Hace unos años escribí en el blog Museo de la Ciencia una entrada explicando qué son las nubes y de paso unos experimentos sencillos de realizar en casa. En la presente entrada sólo quería enseñar una página de un diccionario que tenemos en mi centro y que usan mis alumnos. No arranqué la página porque el diccionario no era mío, pero el error es exasperante, garrafal. Lo peor viene cuando tus alumnos te dicen: «Eugenio, si viene ahí será porque es así». La tremenda autoridad de la letra impresa. Menos mal que al final algunos acaban entendiendo por qué está mal. El que no lo termina de entender es el que tiene una memoria descomunal y ha grabado  a fuego en su mente los conocimientos de los años más de primaria.

Tengo motivos más que suficientes para mantener en el anonimato los datos identificativos del diccionario

Cómo construir una molécula de ADN con botellas y latas

[Esta entrada fue publicada en el antiguo Ciencia en el XXI, el 19 de noviembre de 2008].
Lo intenté el año pasado con una clase pero fue imposible. Los alumnos no trajeron el material [consecuencias de una mala gestión del profesor] en las dos ocasiones que era necesario. Y el material es bien sencillo: botellas PET, latas de refrescos, tapones, cañas, y bolsas de plástico. Más herramientas y elementos de anclaje.

Lo tenéis todo explicado en Science in Shchool, una revista bastante entretenida. Un artículo de Dionisios Karounias, Evanthia Papanikolaou y Athanasios Psarreas.
No me digáis que no mola el nucleótido.
Fuente: Science in School.
Si alguien lo construye le pediría el favor de que me mandase una foto, y la pongo por aquí.

Por qué sí hay que hablar de creacionismo y demás chorrociencias en la escuela

[Blog en pruebas. Es posible que las entradas y los comentarios se borren en unos días. La entrada original está en http://www.cienciaxxi.com/2011/09/por-que-si-hay-que-hablar-de.html]

 

En un laboratorio se dan normas de seguridad para explicar qué no se debe hacer para evitar ciertos accidentes. Razonadamente. No se oculta lo malo, se divulga.

El asunto es idéntico. En la escuela no se debe considerar tabú la palabra creacionismo o decir que el creacionismo es una pseudociencia y punto. Hay que explicar por qué. Y hablar de su historia, cómo surgió, de dónde, por qué, debido a qué necesidades, por qué duró y dura. Etc.

Se habla mucho que en tal o cual país explican el creacionismo en la escuela. Por supuesto que explicarlo como una doctrina es una aberración horripilante que nos lleva al medioevo, sería como explicar el geocentrismo copernicano como una verdad absoluta. Sin embargo los profesores de física hablamos de geocentrismo cuando se habla de la historia de la cosmología, del mismo modo que se habla del modelo atómico de Dalton. Hay que saber para poder defender las ideas más verificadas. La información es poder.

Lo mismo con la homeopatía, y a por este asunto viene esto. Me encuentro este comentario (sin tildes) en una entrada:

[sic]

No sé ya cómo explicarlo: LA HOMEOPATÍA NO TIENE NADA QUE VER CON LA HERBORISTERÍA. Pero nada de nada. Qué pesadez, sólo son necesarios 2 minutos para enterarse de que no son la misma cosa.

  • La herboristería se centra en el uso de plantas medicinales y éstas tienen principios activos que sí hacen efectos reales sobre los organismos vivos. La medicina moderna (hablamos en concreto de productos farmacéuticos) toma algunos principios activos directamente de estas plantas o busca la forma de sintetizarlo. El uso de las plantas medicinales es milenario y el descubrimiento de cada remedio se estima que podría haber sido casual, mediante ensayo y error. Tiene un respaldo científico.
  • La homeopatía se basa en la dilución hasta la nada de un principio activo, de tal modo que cuando tomas el remedio no existe ninguna molécula del principio activo. Nos se dan razones para pensar que el agua que estuvo en contacto con el principio activo mantiene el recuerdo de que estuvo con él y que por eso nos cura. Más que nada porque sería una memoria selectiva, ¿por qué no recuerda el agua que estuvo en contacto con la caca de un dinosaurio o que formó parte de una nube tóxica? El único efecto es el placebo y no es milenaria, comenzó en el siglo XIX. No tiene respaldo científico.

«Pero a mí me funciona...». Vale, cascarón de huevo.

Trabajando las competencias en clase de ciencias

Con esta entrada quiero compartir con vosotros nuestro proyecto editorial de Ciencias del grupo Algaida-Anaya para Andalucía. Somos tres profesores de secundaria (Myriam Quijada, Diego Castellano y Eugenio Fernández). Personalmente pienso que el tratamiento de las competencias en nuestro proyecto es un punto fuerte, por eso la editorial nos permite liberar estas tres actividades que siguen, una de Ciencias Naturales de 1º de ESO y otras dos de la materia de 3º, es decir, Biología y Geología y Física y Química.
Tras las actividades podéis ver un cuadríptico donde se explican las características del proyecto. Por supuesto, tenemos libro digital con multitud de recursos. Hoy en día es necesario y fundamental esta herramienta, de la cual puedes ver una demo aquí. Es práctico y atractivo. Entre los recursos del libro digital podemos encontrar algunos vídeos del genial Manuel Díaz Escalera, del blog f-q experimentos.
Actividad de competencias de Ciencias Naturales. 1º ESO.
Actividad de competencias de Biología y Geología. 3º ESO.

Actividad de competencias de Física y Química. 3º ESO. Esta actividad se entiende mejor si escuchas la canción.
Cuadríptico con la información básica sobre el proyecto
Aquí os dejo uno de los últimos vídeos de Manuel Díaz, una lámpara de lava casera:

La canción «La tristeza de ser electrón», de Carlos Fernández Tejero