13.983.816

Combinaciones ordinarias de 49 elementos tomados de 6 en 6. Total: trece millones novecientas ochenta y tres mil ochocientas dieciséis combinaciones posibles. Y me va a tocar a mí, enseguía. Sigo sin echar la primitiva. Aunque, de vez en cuando, toca. ¿Es un milagro?

Actualización 23:00h
Iñaki, que está en to, como decimos en Andalucía, me recuerda que yo odio los puntos en los números. Y es verdad. Sigo odiándolos, pero el título de la entrada los contiene para no liar a nadie, por respeto a algunos lectores.

13 pensamientos en “13.983.816

  1. A ver si alguna vez nos comentas algo de esa familia española que se dedica a ganar dinero (o eso dicen ellos) haciendo saltar bancas, dstrozando ruletas y demás; ¿has visto los anuncios en internet para jugar en casinos virtuales en los que un jugador que dice vivir de lo que gana te explica un método infalible para ganar a la ruleta?Hombre, las probabilidad de que te toque cualquier lotería es infinitesimal pero lo venden de manera que parezca posible y te enseñan enseguida lo feliz que es el afortunado/a con su nueva vida; juegan muy duro con el subconsciente.Un saludo.

  2. Bueno, las matemáticas no son la única ciencia, está la psicología, que podría esclarecer por qué jugamos sabiendo que es altamente improbable que nos toque. Una de las razones es, seguramente, la certeza de que es posible que toque.Por eso lo llaman “juego”.

  3. Afortunadamente las cosas muy improbables también ocurren. Si piensa uno la cantidad de veces que hemos eludido la extinción por un pelo a lo largo de la historia de la vida para llegar a ser exáctamente nosotros, lo de la quiniela parece que te toca seguro. Otra cosa es a cuantos no les toca y que cantidad de formas de vida nunca llegaron a existir…

  4. Y que me decís de esos tres o cuatro días que pasamos desarrollando una versión VIP del cuento de la lechera soñando con los milloncetes que nos van a tocar. Puro escapismo.

  5. Igual que la probabilidad de que te caiga un rayo (viviendo en la ciudad), yo hasta ahora no lo he visto, cuando lo vea jugaré.

  6. Bueno, todos tenemos la suerte suficiente como para alguna vez acertar, lugo yo juego. La mitad de mis genes pertenecen a una loteria ganada, con la probabilidad de uno entre 200 a 400 millones. Como todos vosotros, no?Saludos,

  7. Está bien claro que la probabilidad de que te toque la Primitiva es bajísima, pero si no juegas la probabilidad es nula, cero. Qué es difícil que te toque, claro, pero no es imposible. ¿Qué por qué jugamos sabiendo que la probabilidad de acierto es bajísima? Pues porque por lo menos hay alguna posibilidad, y en realidad tampoco arriesgas tanto, ¿qué son, tres o cuatro euros a la semana lo que cuesta sellar el boleto? Bueno, me parece que no es tanto. Yo juego, sobretodo desde que mi economía personal está en serio peligro desde hace un tiempo. Sin duda que detrás de esto hay un mecanismo psicológico de fuga, como alguien ha apuntado mas arriba, pero, ¿quién no intenta buscar una salida cuando algo lo encierra? Repito, es muy difícil que te toque, pero si no juegas no es difícil, es imposible.

  8. Amigo Iñaki:Y SIGO CRITICÁNDOLOS. No me gustan nada de nada, no te voy a contar nada que no sepas ya. ¿Por qué lo he puesto? Porque sé que todo el que entra aquí no está versado en números grandes y, con decenas de millones de pormedio, podría liarse alguien. En definitiva, voy en contra de mis propios principios…No se te escapa una, maldito seas. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*