Los químicos artificiales

La cantinela de siempre, la palabra «química» implica cosas muy malas y poco naturales. Como si nosotros no estuviésemos formados por moléculas y átomos. La propia vida es una continua lucha entre distintas reacciones químicas, somos un sistema abierto que interactuamos continuamente con el exterior.

La cantinela de siempre. Acabo de ver un anuncio de Sanex que habla de los «químicos artificiales» (así lo han traducido par la TV española). ¿Qué diablos son los químicos artificiales? Quien se crea que que estos desodorantes están hechos sacando directamente la esencia de una rosa que abra un poco los ojos, la mente y la mano y se ponga a hacer ejercicios de ácido-base. Con este tipo de expresiones que causan extrañesa en el telespectador consiguen aturdir y confundir.

La cantinela de siempre. Química=malo. El desconocimiento es una lacra para la ciencia. Pero las campañas de marketing y los medios de comunicación realimentan las lagunas conceptuales del consumidor medio para su provecho.

Cambiemos la cantinela: química=vida

El anuncio de marras:

Y se quedan tan panchos.

Estoy seguro de que la empresa tendrá un equipo magnífico de cientificos que buscan los mejores productos, no lo dudo (entra en Sanex y busca «El secreto de Sanex», la verdad es que no tiene mala pinta). Y lo digo en serio, no es ironía. El problema que planteo está en cómo se vende el producto. Me gustaría preguntarle a un investigador de la sección I+D de la empresa, a ver qué piensa de la campaña publicitaria.

Sí, parece que estoy medio loco. Primero doy caña y luego defiendo un poco. Ni uno ni lo otro. Por cierto, me gustan los desodorantes sanex.

Nota: para los que estén perdidos, no soy químico, soy físico.

16 pensamientos en “Los químicos artificiales

  1. Jajaja! El calor gaditano te está churruscando las neuronas…No, fuera coñas, toda la razón: qué paletos estos de Sanex, pero cómo mola su jabón…

  2. Es justo lo que pensé cuando vi el anuncio por primera vez…»¿Químicos artificiales? ¿Pero qué…?»En fin, como en el anuncio ese que decía «El primer tratamiento de choque que regenera no sé qué… de forma natural…». Ejem… no sé yo si será muy natural tener que aplicar un tratamiento «de choque» para que se regeneren… :S

  3. Y al que diseño la página wob habría que darle collejas. Muchas. ¡Anda que no es lenta! (y eso que tengo ADSL) Además, una vez cargada, la navegación es muy poco ágil.¡Colleja! ¡Colleja!(Lo de lo artificial y natural es algo que he dado por perdido, pero cuando lo intento, saco ejemplos como este y este.Planta de la cicuta (Conium maculatum) y nuez vómica (Strychos nux-vomica), fuente de estricnina, respectivamente. Ambas son muy naturales, pero yo no comería de ellas. Y estos son sólo dos ejemplos rápidos de que lo natural no tiene por qué ser bueno. Otro sería el propio tabaco.)

  4. ¡Pero Eugenio! ¿No te das cuenta de que la esencia de una rosa no tiene nada que ver con la química? Es algo… más profundo que todas esas probetas y cosas raras con que los que hacen cosas «artificiales» (aquí un aterrador grito femenino) contaminan el mundo. jeje. Yo también flipé cuando vi este anuncio, pensé que a ti también te espantaría. Por cierto. Errata línea 2: estuviésemos…

  5. El marketing (mercadotecnia, en palabro que no triunfa mucho), tiene sus propias reglas. No importa si lo que se dice es cierto ó no; no importa que haga afirmaciones de esas que Sagan llamaría extraordinarias pero carentes de pruebas. Sólo importa que impacte, que llegue a la gente, vistos cómo borregos-clientes y potenciales compradores de tu producto. Además, se pretende que tenga algo que enganche, un rap ;-), un estribillo, una idea, una palabra. Incluso una mezcla de todo eso. Pero no tiene porqué contener verdades. Se trata de vender humo antes de crear el fuego; y si la gente se queda con la idea de humo de color rosa, venderemos productos que produzcan humo rosa.Randolph Hearst ( El verdadero «Ciudadano Kane»), ya lo dijo: «Primero pongan las imágenes. Ya me encargaré yo de poner la guerra».¿Y la educación en química( En este caso)?. Ahí es donde más daño hacen frases como la que comentas. Primero hay que contextualizarlas: son propaganda, y efectivamente, no creo que se correspondan con lo que se hace en los respectivos departamentos de I+D.Crean modas. Hace años ( muuchos) la palabra de moda era «nuclear» ( Blanco nuclear, etc), y todos los de marketing se empeñaban en poner la palabreja por doquier. Ultimamente, observo dos tendencias, a saber, meter la palabra «inteligente» por todas partes y la de «bio», como identificativo de sano y natural frente a artificial.Además, hay que situar las frases de marketing en su justa y calculada ambigüedad: «Estudios científicos demuestran que el aceite de soja es beneficioso para su salud»…. O sea, ¡¡¡¡Que no te mata, vamos!!!!. En serio, si esos estudios existen, y sí, existen, faltaría por ver donde, cuando, cómo, quién, y con la financiación de qué empresa, se han realizado. En el caso de la soja, además, hay un factor añadido, y es que muchos de dichos estudios se han realizado en paises asiáticos, en los que la alimentación, por ejemplo es distinta, en los que hay prevalencia de enfermedades distinta ( Por ejemplo, enfermedades de intolerancias alimentarias), y en los que por lo tanto, extrapolar los resultados de allá acá carece de muuuuuuucho sentido.Saludos ( Y de la urea, las hipótesis de Dalton, y el aloe vera, hablaré otro día….).

  6. Acabo de ver en televisión (Canal 9, en Valencia tenemos que cargar con esa cruz…) cómo un periodista, en el informativo, hacía esa relación de conceptos químico=malo. Hablaban de unas termitas que estaban destrozando una parte de una iglesia y cómo, para matarlas, habían utilizado «productos químicos». Sin especificar más. Seguramente, el periodista no tenía ni idea de qué productos se habían utilizado, pero habrá pensado que ‘producto químico’ ya asusta bastante y que todo el mundo entendería que era algo muy, muy malo y que daba mucho miedo…

  7. Lo de Canal 9 no me extraña. Es normal. En Canal 9 son más de «física» que de «química». De hecho son un auténtico agujero negro para las arcas públicas de todos los valencianos…..Y lo más irónico es que el edificio de Canal 9 está situado a escasos 300 m. de las facultades de Ciencias de la Universitat de Valencia, en Burjassot ( En realidad, y totalmente surrealista, entre el Campus de Ciencias y el edificio de canal 9 está ¡El cementerio!).Fuera de cachondeos, los medios de comunicación no buscan ni de lejos aproximarse a la ciencia. Sólo les importa la noticia.Saludos.

  8. Gracias por vuestros comentarios.Efectivamente, como decís la mayoría, las empresas no se van a preocupar por el rigor científico. Y ese es el problema, porque el adulto sigue aprendiendo toda la vida, pero no en el colegio, aprende con lo que consume. El producto que consume es su maestro.Así está el mundo.(almudena, gracias por lo de la errata, iñaki, ¡que se te ha pasasdo!)

  9. Bueno, por una vez voy a ir un poco en contra de lo que comentáis. Es evidente que muchos anuncios usan términos poco precisos de forma intencionada y para vender más.Pero lo que sí es cierto es que gran parte de la química que usa el ser humano es agresiva con la vida. O así por lo menos lo piensa mi profesor de higiene industrial, profesor que es químico y técnico en prevención de riesgos, y que precisamente imparte la especialidad más relacionada con la química.¿Conocemos realmente el efecto de muchos productos químicos tienen sobre nuestra salud? Productos con los que hoy entramos en contacto, y con los que antes no (o no en tanta medida). Pensad que para conocer los efectos que puede generar un producto a largo plazo realmente en una persona, hay que hacer estudios costosos y complejos.Una reflexión: el amianto se usa desde el tiempo de los griegos, y lo acaban de prohibir hace nada. Hasta hace como quien dice 4 días, no teníamos ni idea sobre lo perjudicial que es. La química industrial no tiene por que ser necesariamente del todo compatible con la química de la vida. Los efectos agudos son sencillamente detectables (por ejemplo lo que pasó con el aceite de colza).Efectos a largo plazo es otro cantar. Lamentablemente los humanos somos todavía relativamente ignorantes sobre el efecto que pueden producir muchos productos químicos en la salud a largo plazo.

  10. hector:¡ay lo que me ha dicho!, jeje, no en serio, me gusta esto, el debate.Precisamente, gracias a la química (y a veces a la física) se detecta la nocividad de algunos compuestos.Lo del aceite de colza fue por culpa de unos desmaldados, no de los científicos, y fue la ciencia quien detectó el problema.Claro que entramos cada día en contacto con productos químicos no testados: yo acabo de limpiar la impresora por dentro y me he llenado de tinta, igual me sale una urticaria.Pero más urticarias y efectos negativos nos produce nuestra propia naturaleza, la química ¿natural?. (El comentario de davidmh está muy bien al respecto, menos mal que no lo tuve de alumno, si no se le iba a caer el pelo).Recapitulando, la química es mala porque no conocemos los efectos, eso es lo que nos quieren vender.Pues entonces, en esta línea, la naturaleza es peor porque tampoco se concocen todos, y muchos son nocivos. Además, todos los productos químicos nuevos que aparecen se catalogan y se estudian sus propiedades. ¿Se tienen catalogados todos los compuestos que nos da la naturaleza?

  11. «Recapitulando, la química es mala porque no conocemos los efectos, eso es lo que nos quieren vender.Pues entonces, en esta línea, la naturaleza es peor porque tampoco se concocen todos, y muchos son nocivos. Además, todos los productos químicos nuevos que aparecen se catalogan y se estudian sus propiedades. ¿Se tienen catalogados todos los compuestos que nos da la naturaleza?»No, si ahí estoy de acuerdo con vosotros. Ni la química es mala por el hecho de ser química, ni la «química natural» es buena por el hecho de ser natural, ni las grasas vegetales son buenas por ser vegetales. Y la publicidad usa todas estas asociaciones culturales en su propio beneficio. Supongo que igual estamos más de acuerdo de lo que parece, como suele ser habitual.Pero los productos químicos yo creo que está bien eso de que se tenga una cierta desconfianza con ellos, por lo menos lo suficiente como para que nos lleve a informarnos sobre ellos y sobre las precauciones de su uso. No creo que un mensaje parecido a «los productos químicos son buenos» sea lo mejor.Muchos químicos son agresivos con la vida, tanto naturales como artificiales.Y hay muchos productos químicos con los que raramente hemos entrado en contacto antes y ahora se usan, gracias a los avances tecnológicos, y el efecto muchas veces de dichos productos a largo plazo no se conoce bien. Yo creo que lo ideal sería asociar químico a «informarse antes de uso» y tomar las medidas de precaución necesarias.Lo que está claro es que la química nos ha dado muchos beneficios, y no es justo tampoco poner a la química industrial como la mala de la peli.Un saludo 😉

  12. Pero es que yo quiero un poquitín de polémica, guerrita, que alguien me lleve la contraria, y no puede ser. Bueno, pero me alegra que estemos de acuerdo.Lo que quiero decir con mi «recapitulando» es que el concepto de productos químicos es un invento del hombre, todo lo que nos rodea es química (bueno, para mí más física…). Mi dedos crean una grasilla cuando escribo que se pega al teclado y, con el tiempo, va quedándose por ahí dentro. Sudamos, bebemos agua, respiramos oxígeno (de camino nos traemos un poco de dióxido de carbono, nitrógeno, agua y todo lo que esté por ahí). Todo, todo está rodeado de química.No es que tengamos que tener cuidado con los productos químicos (reactivos, como se llama en el sector), es que tenemos que tener cuidado con los que la venden.Las armas las carga el diablo, pero las dispara un hijo de puta.

  13. Por entrar en debate. El problema es que la distinción entre unos y otros acaba siendo un tema de educación ( Y ahí creo que estoy más cercano a la argumentación de Eugenio). Lo grave es cuando la gente, jóvenes ó no, estudiantes ó incluso con títulos universitarios, acepta eso que simplemente es una estrategia comercial como si fuese algo cierto.Un ejemplo( Lo había prometido antes): Hace unos años un alumno me dijo que no había podido venir el día anterior porque a su madre la habían llevado a urgencias a hacerle un lavado de estómago. La buena señora, encontrándose mal, había decidido hacerse un batido de «aloe vera», cortó unas hojas de una planta de aloe que tenía en casa, las pasó por la licuadora, y ¡adentro!.El programa Fitos, realizado con la colaboración del Colegio Oficial de Farmaceuticos de Vizkaia, y la asociación de médicos naturistas (sic) da a la planta de aloe vera una toxicidad de 2 sobre un máximo de 3. ( Me pregunto si esto lo saben las tiendas que lo venden ó incluso los mismos médicos «naturistas» asociados en la asociación que ha elaborado dicho programa).Copio algunas lineas de dicho programa:»contraindicaciones: Embarazo, lactancia, niños menores de diez años…. hemorroides, cistitis, prostatitis, intestino irrritable, insuficiencia cardiaca o renal…»Efectos secundarios: cólicos… dermatitis de contacto ( el jugo fresco de las hojas)…»Intoxicación:- No sobrepasdar la dosis máxima de 500mg/día.- Tanto el acíbar como la aloína o barbaloína, a dosis extraterapéuticas, pueden producir un intenso efecto emetocatártico, con diarreas sanguinolentas…. vómitos… Sin embargo, el mayor peligro( Se refiere tomado como laxante)está en la automedicación y en el uso(abuso) (sic) crónico. Tomados de forma continuada produce una pérdida de electrolítos que altera el equlibro sodio-potasio…( Sigue describiendo síntomas durante 20 lineas más). Evidentemente todos estos síntomas son referidos para dosis extremadamente altas o para ingesta directa, que es lo hizo justamente esa señora.Supongo que la existencia de una publicidad machacona que hace «bueno» al aloe le hizo pensar que si se encontraba bastante peor de lo habitual, la solución sería una dosis bastante más alta de aloe, y mejor aún, si lo tomaba directamente.Me parece que tanto ella como su hijo comprendieron ese día que no hay químicos buenos( naturales) vs malos(artificiales). El uso, contacto con estos productos, y por supuesto un exceso de los mismos es igual de peligroso en productos de una clase y de otra, y dependerá de la toxicidad de cada compuesto en particular.Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*