3 pensamientos en “La demarcación

  1. Al señor Popper le encantan estas cosillas…el problema es que el asunto no es tan simple como encontrar un criterio.Está claro que algunos ámbitos de la ciencia como puedan ser las matemáticas o la física son un conocimiento totalmente fuera del subjetivismo, y no hay más que hablar (2+2=4, y las divacaciones filosóficas sobre si de verdad 2 es 2 están algo fuera de lugar a estas alturas).Por otro lado, tenemos conocimientos sociales, como por ejemplo, la historia. Por mucho que se hable de ciclos, de movimientos contrarios o cosas por el estilo, nunca podrá considerarse la historia como una ciencia, porque si pudiese explicarse a la perfección todo lo que ha pasado hasta ahora, podría de igual modo predecirse el futuro.Sin embargo, existe un campo intermedio, en el que es complicado meter mano. Como ejemplo, la psicología (incluso puede que la psiquiatría). Este tipo de conocimientos tienen una base científica, pero sin embargo estan supeditadas a la reacción de un humano. Algo de lo que no tenemos ni la menor idea. Asi que hasta que no sepamos qué parte de nosotros es ciencia y que parte no lo es, no podremos establecer dicha demarcación.

  2. El «problema de la demarcación» dejó de tener interés entre los filósofos de la ciencia hace ya unas cuantas décadas, en parte porque todos los criterios «simples» que se consideraron tenían el inconveniente de que gran parte del conocimiento científico debería ser considerado como «metafísica» en caso de aceptar esos criterios (p.ej., «la ciencia es lo que se puede verificar experimentalmente», o -como le gustaba a Popper- «lo que puede ser, en principio refutado mediante una observación empírica»).Lo más parecido a un «consenso» actualmente entre los filósofos de la ciencia a los que sigue interesándoles la demarcación, es que podemos distinguir entre la actitud dogmática y la actitud escéptica: entre aquellos que no están dispuestos a someter a crítica a su teoría, y aquellos que sí lo están. Los primeros serían «pseudocientíficos» (en caso de que pretendan proporcionarnos conocimientos), y los segundos serían «científicos».

  3. desilusionista:Para nada es simple, de ahí las largas discusiones que ha mantenido la filosofía de la ciencia en el siglo XX. Hoy ya casi no se discute sobre el tema.Cuando hablas de los extremos y del campo intermedio lo que quieres decire es que la actitud científica es proclive a una gradación.jesús:Pero el que ya no tenga interés entre los filósofos no significa que deje de ser importante. Los docentes debemos potenciar a nuestros alumnos para que sostengan una actitud crítica ante tanta chaladura que hay por ahí suelta. Es, de alguna manera, impartir un criterio de demarcación de manera implícita.A los dos:Por supuesto que buscar un criterio de demarcación como si de un algoritmo se tratara no es sólo absurdo sino una pérdida de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*