Vasos que se rompen

Seguro que alguna vez se te habrá roto un vaso caliente al ponerlo bajo el grifo o un vaso frío al verterle algún líquido muy caliente. La típica expresión que escuchamos es «eso es por el calor». Veamos que aquí hay dos errores.

Error 1: Calor y temperatura no son términos equivalentes, es algo que debo explicar cada año a mis alumnos. Como siempre se dice en Ciencia en el XXI, aquí no se dan clases. Así que damos la diferencia en pocas palabras: la temperatura es la manifestación externa del movimiento de las partículas que componen la materia, mientras que el calor es la energía transferida entre dos sistemas cuando se ponen en contacto y tienen distinta temperatura. Es decir, en realidad la expresión «tengo calor» no tiene mucho sentido en física.

Error 2: El caso es que cuando alguien de la calle dice «eso es por el calor» realmente quiere decir «eso es por la elevada temperatura». Sin embargo, los vasos también se rompen cuando están calientes y se rellenan de agua fría. Por tanto, no es por la elevada temperatura.

Explicación: Algunos materiales como el vidrio se dilatan de forma desigual. Es decir, mientras que la temperatura aumenta (o disminuye) mucho en un lado, la otra parte ni se entera. Esto genera lo que se denomina choque térmico, algo parecido a una onda expansiva, pero en el interior del vaso. Al expandirse con más rapidez unas zonas que otras, se producen tensiones que acaban en la rotura del vidrio, comenzando por un característico y, por qué no, bonito chasquido. Es una equivocación pensar que vidrios más gruesos solapan este problema, es todo lo contrario, pues la diferencia de tensiones se acusa. De hecho, la rotura suele comenzar en la base.

A qué viene todo esto, a que me acabo de cargar una preciosa jarra de Guinnes. Cual principiante.

 

Por último, un vídeo que he encontrado por ahí que avala la expresión comentada al inicio de la entrada:


3 pensamientos en “Vasos que se rompen

  1. Hay un dicho popular que dice “le ha dado un aire”. Luego añaden “menos mal que le ha dado al vaso, si te llega a dar a ti te da una congestión”. En casa lo he oido alguna vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*