La emoción del científico

La emoción es el motor principal de todo científico. Un científico que no siente emoción no producirá resultados científicos, hará ciencia chapucera y mala prensa de ésta. Y es cierto, un científico demasiado emocionado se queda en lo superfluo, en la recopilación de un anecdotario bibliográfico, en un libro de pinta y colorea.

Una idea que parte de Larry Parsons y nos cuenta Punset, aplicada a la vida profesional. Pienso que en ciencias esta idea colosal es mucho más aplicable, por el rigor de la materia tratada.

¿Dónde está la línea emocional que separa la ciencia de la anécdota?

6 pensamientos en “La emoción del científico

  1. Eduard Punset debería escucharse a sí mismo, cosa fácil, ya que su programa es una excusa para dar rienda suelta a monólogos propios frente a expertos en diversas materias.No debería emocionarse tanto, especialmente cuando lleva a su programa a magufos y charlatanes de la calaña de Uri Geller, Deepak Chopra o Rupert Sheldrake.Sinceramente, no entiendo la fama de este señor, como divulgador es pobre, como científico, nulo.

  2. Tienes razón, por eso yo hablo del científico, de lo que dice el científico. La verdad es que, en este caso, no ha sido demasiado ególatra.Precisamente tengo una entrada programada (no sé para cuándo, no me acuerdo ahora) hablando de algunas de sus deficiencias, aunque desde otra perspectiva.

  3. A Kanijo: ¿Sólo cuentas a Uri Geller, Deepak Chopra y Rupert Sheldrake? ¿Y todos los premios Nobel que han pasado por el programa? ¿Gould, Damasio o Llinás, entre otros muchos, tampoco cuentan? Me sorprende tu objetividad, de verás.José Manuel

  4. @anónimo: Es que no pretendía ser objetivo, expreso mi opinión sobre el personaje en cuestión. Y mi opinión es que Punset es insufrible como divulgador y tiene unos dejes magufiles bastante sospechosos. Esto no es un dogma, habrá a quien su forma de llevar el programa le parezca brillante y entretenida. “Tú eras un pionero y ahoraesto es ciencia, ciencia pura”. (Eduard Punset a Uri Geller.)Creo que sobran más comentarios. Evidentemente esto no pone su programa a la altura de Cuarto Milenio, pero tampoco en el pedestal donde muchos gustan colocarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*