El proscrito mercurio

En mi infancia me gustaba jugar con el mercurio, como a todo hijo de buen vecino. Una vez se rompió un termómetro en casa y mi padre, químico, me explicó que era un metal que a temperatura ambiente es líquido, y bla bla bla. Al final lo que quería era formar pelotitas y juntarlas una y otra vez. Aprendí mucho sobre qué es la densidad con esta sustancia maravillosa.
En aquella inocente época desconocía que el mercurio es nocivo, muy nocivo.

Fui a la facultad y usé el mercurio para otros menesteres: las lámparas de mercurio enrarecido me permitían calcular los niveles electrónicos. Allí ya me decían que tuviese mucho cuidado con las lamparitas, que si se rompía y nos tragábamos el gasecito podríamos tener serios problemas. ¿Más problemas que estudiar cuántica y no morir en el intento? Eso te deja señalado de por vida.

Y luego vino la época laboral. Me enfrenté a una clase y a un laboratorio con un montón de mocosos correteando entre los bancos. Hoy, los termómetros de mercurio son utensilios prohibidos, en teoría, sólo puedes tenerlos como objetos de museo, y tengo mis dudas.

Sin embargo, en los libros de texto se insiste en seguir hablando del mercurio como un objeto cotidiano, con el que compartes risas y noches de insomnio. Cuando uno habla de la experiencia de Torricelli ya no puede usar una columna de 760 mm de mercurio para presentar la presión atmosférica. Bueno, yo no lo hago porque en mi laboratorio no tenemos mercurio. Agua sí, pero me falta una probeta de 10 metros de altura.

Pues todoe esto, seamos sinceros, para poner una foto. Pero no lo puedo evitar, me puse melancólico cuando la vi.

Fuente: ZYRA

13 pensamientos en “El proscrito mercurio

  1. Hola Sosta, por una vez te dejo comentario, aunque quiero que sepas que leo a menudo tu blogo. Dos razones para el comentario:- Corregir una falta: “un metal que ha temperatura ambiente..” (Ya sé que somos andazules, pero sobra una jache)- Decirte que es gracioso lo de los termómetros, porque en una de mis pruebas orales de las opos de aquí tuve que comentar un documento sobre la historia de los termómetros.Saludos crepusculares

  2. amnón:qué de tiempo “jombre”, a ver si te vemos por España pronto.Pues mira, aquí también se explica un poquito lo de la historia de los termómetros, es vital para entender una buena parte de la historia de la ciencia. El uso del manejo en la Revolución ciencitífica del XVI jugó un papel muy importante, pero se lo tienes que explicar “de libro”.Gracias por esa “h” polizona.Y deja más comentarios, maldita sea, que necesito un poquito de guerra de vez en cuando, y tú, cuando quieres, eres una mosca cojonera.

  3. Otra errata: a “enrrarecido” le sobra una “r”.Hombre, el experimento con el mercurio mola, pero seguro que les hace mucha más gracia a los chiquillos si te ven con una probeta de 10 metros, ¡jejejeje!

  4. Iñaki:eso no es una errata, es puro terrorismo ortográfico, ejjejej. Así son mis dedos cuando están cerca de las 2 e la madrugada.

  5. Qué imagen más elocuente. No sé qué me gusta más, si la bola de billar flotando o el hecho de ver una jarra de cerveza llena de mercurio, ¡menudo botín! Igual que tú, mi infancia estuvo marcada por un tubo de ensayo lleno de mercurio que mi padre guardaba por ahí. poníamos gotitas en una especie de laberinto de plástico y tal. Se ve que de niños estábamos hechos de acero.Saludos

  6. Que tiempos aquellos de las bolitas de mercurio. Estábamos seguros que conseguiríamos domeñarlas y al final ¡que decepción!

  7. (Teclado sajon, no puedo poner tildes, lo siento)Je, je. Tambien esta prohibido el tetra cloruro de carbono. Por eso un profesor, para una practica, nos dio el aceite disuelto en “una cosa”.Y en el laboratorio tienen pudriendose de asco seis botes, de los grandes de varios litros, de CCl4 y mas de otros disolventes organicos

  8. Pero Eugenio, ¿para qué quieres una probeta de 10 m de altura? Tal vez hayas confundido los 760 mm con 760 cm… :SEn el laboratorio de Termodinámica este año sí teníamos termómetros, barómetros y manómetros de mercurio, pero claro, no es lo mismo segundo de carrera de físicas que los cursos a los que das clases tú…No obstante, uno de los barómetros fue víctima de un accidente, cuando un compañero le dio con la mochila sin querer y desenganchó de la pared el tubo de vidrio que contenía el líquido metal, y se rompió al chocar contra el suelo. Algunos que ya habíamos terminado la práctica ejercimos de “cazadores de bolitas”, arrinconándolas usando folios de papel para que no se dispersaran por todo el suelo y estuviesen localizadas para que los técnicos las recogieran. Tratamos de coger con el folio las más grandes (a modo de recogedor y usando su inercia) para depositarlas en un pequeño vaso de precipitados, pero sólo se consiguió una vez. Son extremadamente esquivas…(Por cierto, el barómetro medía algo más de un metro, y podían apreciarse los 700 y pico mm de tubo llenos del metal 😉 )Un saludo!

  9. DarkSapiens:Necesitaría uno de diez metros para el agua, no hay error, de 76cm para mercurio. Depende de la densidad. La del mercurio es de 13,6 veces la del agua, por eso la altura del la columna del agua es mayor.Todo sale de la expresión de la presión en el interior de un fluido:P=dghP es la presión atomosférica (1,013E+5Pa), d la densidad del fluido (1kg/m^3 para el agua y 13600kg/m^3 para el mercurio), g la aceleración gravitatoria y h la incógnita, la altura del tubo. Se hacen las cuentas y sale.Un saludo, que hacía tiempo que no te veía por aquí.

  10. ¿Y lo bien que me ha quedado el rollazo que he soltado?, jejeEl caso es que lo del agua era como un chiste, uno de esos chistes que cuento en clase y mis alumnos no me ríen, qué triste existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*