Manifiesto pedagógico: no es verdad

Actualizado 19:00h

Por una conocida del Parque de las Ciencias de Granada me llega un manifiesto pedagógico de lo más currado.

Me he visto en la necesidad de actualizar esta entrada para dejar claras algunas cosas:

  1. En ningún momento he apoyado abiertamente el manifiesto.
  2. Algunos puntos del manifiesto me parecen muy oportunos y, otros, desafortunados.
  3. Valoro especialmente el esfuerzo y el trabajo del alumno, en ciencias ésto es fundamental.
  4. Matizaría algunos de los principios orientadores que necesita la escuela.
  5. Apoyo a los profesores que trabajan cada día codo a codo con el alumno, mediante una enseñanza integrada, significativa y centrada en el alumno. No apoyo las puestas de medalla del sistema ni de las administraciones.
Por cierto, que no he firmado el manifiesto. Estoy ahí, a ver si lo hago, pero, motivos personales me hacen desequilibrar la balanza a la parte del NO. Tú, como docente, haz lo que quieras.

Aquí lo tenéis en pdf, por si lo queréis divulgar. He borrado la versión texto porque la entrada era casi ilegible, enorme.

No Es Verdad

View SlideShare document or Upload your own. (tags: pedagogía)

16 pensamientos en “Manifiesto pedagógico: no es verdad

  1. Correcto, me he encontrado a mucho profe y maestro que tiende a no inculcar el esfuerzo continuo. Pero no son mayoría. Pero es que también me he encontrado a mucho padre y madre OFENDIDOS porque les mando MUCHA tarea a sus hijos. Los niños, hasta que terminan secundaria, tienen que estudiar, lo demás es, aunque importante, secundario. Y si les mando 20 ecuaciones de primer grado para mañana deben hacerla, si luego los padres vienen quejándose, ¿por qué pasar la pelota del fracaso escolar a los profesores?Por suerte tengo muchos padres que me apoyan y me dicen «Eugenio, tú dales caña». Me encanta.

  2. Parece mentira tener que recordar que el trabajo del estudiante es estudiar, y que, como todo trabajo, cuesta.Tamíén parece mentira tener que recordar a lasfamilias quedejan a sus hijos en nuestras manos para formarles,dentro de nuestras posibilidades, y que esa formación supone un compromiso y un esfuerzo por su parte y por la nuestra.A veces me he encontrado con situaciones, por decir,algo chocantes» yo te traigo a mi hijo, edúcalo, pero no me compliques la vida, que bastante tengo ya en el trabajo».En fin…

  3. Mienten de la cruz a la raya.Es de una desvergüenza atroz la colección de trolas que encadenan una detrás de otra. El sistema no premia el esfuerzo y ha habilitado muchos mecanismos para que sea así: no tiene la más mínima importancia suspender cuatro, que pasa de curso; se han habilitado cursos especiales que permiten obtener el título a analfabetos funcionales (¿qué distinción hace el título de la ESO?); los psicólogos meten mano en los cursos en muchísmos centros con criterios de «compensación»… Hasta aburrirse.Hay asignaturas irrelevantes hasta ocupar entre la cuarta parte y la tercera parte del curriculum(en algunos sitios más). Son irrelevantes porque, por ejemplo, se limitan a hacer al alumno cortaypega de cualquier estupidez políticamente correcta.Es ofensivo y altamente sospechoso que entrecomillen «enseñanza de toda la vida», cosa que se configura como un verdadero «hombre de paja». Nadie usa esos términos salvo ellos, ni siquiera los que, de entre la gente corriente, censura los métodos del sistema educativo actual.Es un embuste mayúsculo el de la comparación de textos. Comparados los textos, el nivel es de DOS cursos inferior en todos los niveles de enseñanza.No sigo, esa gente están en Mátrix o peor, hablan por boca de ganso.La página no me carga, pero «colectivos» zapateriles de esos los hay a patadas. Es como la memoria histórica: el Presidente del Ridículo Infinito da dinerito para fomentar sus meurastenias y, naturalmente, hay quien quiere cobrarlo (y si te quejas de que me meto en política, lo lamento, pero ingenuidades las justas, que el comunicado apesta a gobierno y su máquina de propaganda).

  4. Joer, no había llegado. Son gente que pone como ejemplo las ideas de la Institución Libre de Enseñanza y toda la colección de progres que nos ha llevado a esto. Son peor que una secta.Joeeeerrrr ¿pero es que tú no ves lo basura que es el sistema educativo? ¿¿¿pero dónde vives???

  5. ATENTO anónimo:No he apoyado imparcialmente el manifiesto. Hablas de «el sistema», para mí es pésimo. Yo defiendo a «algunos» profesores que luchan para que se valore el esfuerzo a pesar de los inconvenientes que se encuentran con el sistema. Es lo que digo en mi primer comentario: algún padre se me ha quejado porque no están acostumbrados a ver a sus hijos trabajar lo suficiente.No le he mirado el color al manifiesto, me importa un pimiento si es de izquierda o de derecha. Para mí tiene alguna que otra afirmación que no comparto, de hecho aún no he firmado, quiero volver a leerlo tranquilamente. Me lo voy a imprimir y lo voy a analizar.Lo que quiero denunciar es que somos muchos los que luchamos contra el sistema para fomentar el esfuerzo.Por cierto, anónimo, ¿te conozco?

  6. El manifiesto no deja de ser un mecanismo de defensa corporativista. Nadie niega que la sociedad en conjunto tiene la culpa de lo que pasa, pero los docentes ni pueden ni deben evadir la suya. La mayoría se comportan como meros funcionarios que imparten la clase magistral de siempre y a correr. Los contenidos de los libros de texto quedan impartidos a poco más de la mitad en junio. Se pierde el tiempo en «talleres colectivos», interactividades informáticas y chorraditas (ir al cine a ver pelis, hacer trabajos sobre novelas-ladrillo que sólo sirven para ganarse unos durillos algún juntaletras malísimo, etc) en lugar de hincar los codos pura y duramente. Se aprueba con ligerezas pasmosas. No existe una implantación del esfuerzo, del trabajo bien hecho, de la satisfacción del deber cumplido, etc. Y ponen como solución planteamientos más viejos que las maracas de Machín. Los de derechas son muy malos y carcas y vamos a traer la Educación Maravillosa que alumbrará al Hombre Nuevo Progresista. Lo qué hay que oir.

  7. Soy la anónima de las 15.31 y me llamo Carmen; estoy en la enseñanza desde el año 1981,he vivido y sufrido varios cambios y varias leyes de educación.Nunca, que yo sepa,se ha pedido una simple opinión a un profesor en activo.Mi experincia en un trabajo que me apasiona, es que me siento como una marioneta, manipulada por casi todos( dirección, padres, compañeros que se sienten iluminados…), pero nunca, nunca, se me van a quitar las ganas de seguir intentando dar lo mejor de mí misma y de mi formación.Todo cambia, y los chicos tb, pero no pierdo la ilusión por dejarles un mundo mejor y porque ellos lo dejen mejor aún.

  8. ryle:¿Conoces a todos los docentes? ¿Conoces a un alto porcentaje? Me siento como si yo aprobase a mis alumnos con un trabajito y nada más. Pregúntale a ellos… a ver qué te dicen.espi:Entonces estamos en el mismo tren. Yo, repito, no apoyo el manifiesto lo que apoyo es la idea de que hay muchos profesores que nos buscamos la vida para poner parches a un sistema que da tumbos.

  9. Efectivamente, Eugenio. M. da tumbos y los seguirá dando mientras con la Educación no se llegue a un pacto de estado; como tendría que ser, al igual que las pensiones y la sanidad. Son temas muy serios para entrar en campañas poíticas.Me encanta el intercambio de ideas, gracias.

  10. espi:No sé si te habías pasado antes por aquí, en este blog impera esto mismo, el intercambio de ideas. Aunque en este caso he tenido que matizar y perfilar mi postura, es un asunto delicado que me tomo en serio y NO QUIERO SER ETIQUETADO con ningún color ni bando.Gracias por tu aportación.

  11. Me pasó hace algunos días lo mismo que a ti, me encontré el manifiesto y lo vi por encima y entonces dudé en firmarlo. Me dije que ya lo leería con detenimiento y con las miles de cosas que tengo en la cabeza se me pasó. Aprovecho ahora para descargarlo y lo leeré en profundidad, también hay puntos con los que discrepo. En cuanto a lo de la responsabilidad en el fracaso de los distintos sistemas educativos, la mayoría de las veces se nos culpa al profesorado y lo hace gente que desconoce el día a día en los institutos y el trabajo que realizamos muchos de nosotros «por amor al arte» y sin recibir apenas ayuda de nuestros superiores o de la administración, al contrario, lo que abunda es la burocracia y el excesivo papeleo absurdo.Y como decía Espi, pocas veces se nos pide opinión a los profesores para hacer cambios en las leyes y terminan haciendo leyes utópicas y que poco o nada tienen que ver con la realidad de la educación en nuestros centros.

  12. Eugenio: pues sí, conozco por suerte (y no por desgracia, fíjate) a muchos docentes, pero por supuesto no te van a decir que su trabajo es de ínfima calidad, sobre todo por el maldito corporativismo del que hablaba. De tu caso en concreto no puedo hablar porque no te conozco ni tus métodos, pero sí el de cientos de docentes que encajan exactamente en el perfil que he ofrecido.

  13. ryle:Nos vamos entendiendo. Te puedo asegurar que me dejo la piel para que mis alumnos aprueben y aprendan. Tengo una mal merecida fama de malaje porque exijo mucho y me suspenden bastantes alumnos en el primer examen de matemáticas que hacen conmigo. Y no soy el único, hay muchos. Pero otros tantos, como dices, dejan que los chiquillos pasen por un llantito o una palmadita en la espalda.

  14. «Yo defiendo a «algunos» profesores que luchan para que se valore el esfuerzo a pesar de los inconvenientes que se encuentran con el sistema.»Esto es una contradicción mayúscula, te des cuenta o no. No te lo tomes a mal, me explico.El sistema CASTIGA al profesor que pide esfuerzo. Los del comunicado quieren MÁS de castigo al profesor. Fíjate en la idea de «compensación» que meten en la enseñanza, es de lo peor, es como la «discriminación positiva» pero peor.Te han engañado con el concepto de «enseñanza significativa», es exactamente lo contrario de lo que piensas. Se trata de enseñar en base a la experiencia directa del alumno, bastante alejado de lo que es, por ejemplo, aprovechar la experiencia con los aparatos del hogar para ilustrar principios generales de la física.Son palabras muy bonitas, pero si destripas lo que significan, son terroríficas.

  15. anónimo:A ver, ya no sé cómo dejar claro que no me he situado en una postura defensora del manifiesto, ¿has leído la actualización? A mí nadie me ha engañado porque no he firmado.En segundo lugar, no entiendo si estás o no de acuerdo con el concepto de «enseñanza significativa». Tú me vas a perdonar, soy profesor de física y cada vez que puedo acudir a un objeto cercano a los alumnos, éstos muestran más interés. Y eso lo vivo día a día. Si les hablo de la ley e ohm y de la radio de mi abuela pasan, pero si les hablo de la play ya es otra cosa. Y eso lo vivo. No sé si es que estás en desacuerdo con esta metodología.Ah, como veo que te mantienes en el anonimato (no entiendo por qué), ¿podrías decirme al menos si eres profesor/a de ciencias?

  16. Sí que es verdad que el nivel está por los suelos.Lo saben los profes, lo saben los alumnos, lo corroboran los estudios realizados por terceros.¿Qué es este panfleto? ¿Desinformación o cinismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*