Los niños fumadores pasivos tienen más riesgos de tener infecciones de oído

Creo que es el título más largo que he puesto a una entrada, pero quería dejarlo todo dicho (¿para que seguir leyendo?, dirá mi querido particular). Acabo de leer Ear Infections In Children Linked To Passive Smoking en Science Daily, en el que, una vez más, se destacan uno de los problemas que tenemos los fumadores pasivos.

El estudio discrimina los resultados para niños aborígenes australianos y no aborígenes (he creído entender, pues se publica en Medical Journal of Australia). Este trabajo revela que el riesgo de padecer una otitis puede descender en un 27% para niños aborígenes y hasta un 16% para no aborígenes. Sé que hay por ahí alguna estudiante de medicina que me lee de vez en cuando, no estaría mal que echase un vistazo al paper para comentarlo más a fondo.

Nuestro amigo El Pez puede estar contento, porque no estará contribuyendo a provocar dolores de oído por ahí, entre la chiquillería que visita el plamplonetario. Y si no que se lo digan a su quitómetro, que acabo de ver que está en 2830 cigarros no fumados. Qué barbaridad.

Si hay en la sala algún fumador, que no se me moleste, me lee en su casa, y allí puede hacer lo que le plazca. Si me visita, tengo una bella terraza donde puede echar sus humeantes alaridos.

Artículo original: Ear Infections In Children Linked To Passive Smoking, en Child Health Research

———————————————————–
Copérnico el aristotélico
Universo invisible: mirando con la mente

———————————————————–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*