Los perros también sueñan

Cuando cuento a alguien (sobre todo a mis alumnos) que los perros sueñan, el ambiente suele ser gobernado por cierta incredulidad. El cocker de mis padres, que es bastante tontorrón, deja ver sus sueños muy a menudo. Y llega a ser molesto: emite sonidos que son conatos de ladridos.

Hoy me he encontrado con este vídeo y todavía estoy llorando de la risa. Nunca vi a los perros de mis padres chocarse contra la pared, pero sí los he visto levantarse precipitadamente y quedarse mirándome como diciéndome: «¿Cómo es la cosa?».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*