Un hamster rizando el rizo

El movimiento circular fue uno de los protagonistas en la batalla intelectual que llevó a Newton hacia la Ley de Gravitación Universal. Es una pena que en secundaria no se le pueda dedicar demasiado tiempo a tratarlo con profundidad. Tampoco lo haremos aquí, sólo pretendemos hacer un par de comentarios sobre el gracioso vídeo de abajo. Disfrutadlo.

Uno de los hamster alcanza una velocidad de 6,8 km/h y, después de bajarla un par de décimas, deja de hacer girar la rueda. Aunque abandona la carrera cuando la velocidad es aún suficiente como para que, por la aceleración centrípeta, pueda quedar unido a la rueda. La velocidad bajará gradualmente debido al rozamiento, lo cuál hará que descienda la aceleración centrípeta. Tras ¡12 vueltas! el ratoncito sale disparado por su propia inercia. La situación es la misma que aquella típica de darle vueltas a un cubo con agua: todos sabemos por pura intuición que, para que el agua no salga, la vueltas deben ser rápidas.

Es antiguo el concepto de rizar el rizo con una moto. Fue como aprendí de verdad la dinámica rotacional, con Alcántara, mi añorado profesor de Física de COU. Aunque no he encontrado ningún vídeo en el que realmente se rice el rizo, sí os dejo esta bola de los horrores con ocho motocicletas. Ahí es nada.

Uno de propina.

 

5 pensamientos en “Un hamster rizando el rizo

  1. Los dos últimos vídeos son iguales ;)Recuerdo haber visto, no recuerdo si en una película o dónde, a un coche dentro de una gran oquedad en forma de tazón, comenzar a girar y acabar saliendo superando las paredes rectas…1 salu2.

  2. Pingback: Física no apta para cardíacos |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*