Convierte tu coche en un cazatornados

Con tantos documentales y artículos sobre el tema estoy empezando a preguntarme si esto no será un deporte nacional en EEUU. El caso es que siempre he soñado en salir corriendo al encuentro de una tormenta y sentir la emoción de medir los cambios en las variables meteorológicas. No creo que pase de un sueño, porque para eso hay que tener agallas. Y tormentas. Y tiempo. Y dinero.

Fuente: The Tech War on Tornadogenesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*