Nunca digas de esta agua no beberé

Para una mente inquieta, cualquier viaje es conocimiento. Y si encima esa mente es la mía, encuentro ciencia allá donde mire. Durante este puente de mayo hemos querido evadirnos del mundanal ruido, de la tecnología (difícil en mí) y de las aglomeraciones. Lo hemos pasado en un rinconcito maravilloso de Las Alpujarras granadinas, en una casita de Trevélez.

Y por el camino nos hemos topado con uno de esos lugares que se te quedan grabados a fuego en la mente, aunque luego no recuerdas dónde lo viste. Pues aquí estoy, escribiendo sobre ello para no olvidarlo.

Se trata de Fuenta Agria, un paraje natural a 2 km de Pórtugos. El nombre no es casual puesto que allí podemos encontrar una fuente (con varios chorros) en la que sale un agua que, sinceramente, no se caracteriza por su sabor agradable.

fuenteagria02


La marca de los años puede verse alrededor de los chorros.
Su contenido en limonita hace que tenga un alto contenido en hierro (son aguas ferruginosas). Tal es así que (lo confirma quien os escribe) al tomar un poco con la mano se aprecia en ésta un ligero olor a metal mojado (igual que el que se te queda impregnado cuando llevas un rato jugando con una llave). Y puesto que allí la gente bebía y se llevaba el agua en garrafas, me decidí a meter la lengua debajo del chorro, por qué no. Tuve dificultad en no fruncir el ceño más de lo debido por respeto a las personas que peregrinaban por la zona. He de decir en mi favor que no soporto el agua con gas y que, lo aseguro, aquel agua tiene una concentración muy elevada de gases.

fuenteagria04

El pequeño arroyo que forma el vertido de los grifos deposita un rastro ocre que recuerda, indudablemente, a un metal oxidado.

Fuente: wikipedia.

fuenteagria01

Bromas aparte, el lugar merece la pena ser visitado. Es una auténtica maravilla natural que fue remoledada en 1972, como muestra la imagen. Hay que ir y, si no beber, al menos meter la manita y olfatear.

Actualización

Un lector educado me ha mandado un correo para decirme algo en lo que tiene toda la razón: es «esta agua» y no «este agua», como había puesto. Qué burro soy, mea culpa. Tienes más información en la web de la RAE. Gracias a mi lector anónimo.

6 pensamientos en “Nunca digas de esta agua no beberé

  1. Interesante la fuente, y supongo que el lugar. Y ahce años que pienso ir a Las Alpujarras, pero aún no me ha coincidido… mala suerte. Y espero no tardar demasiado.PD: Yo también hubiera escrito, equivocadamente, este agua. Siempre aprendiendo.

  2. Mi familia estuvo por esos parajes no hace mucho y la verdad que la región es impresionantemente bonita. A ver si tengo oportunidad de conocerlo en persona pronto.

  3. Yo tb estuve en La Alpujarras, de hecho esa fuente me suena mucho…Estuve cerca de Lanjarón…pero de eso hace ya igual 11 años.Un saludo 😉

  4. Jaja, siempre me ha hecho gracia lo de “este agua”. Y no te creas, hay mucha gente que lo dice mal. Lo incluí como un pequeño chiste en una crónica del Planeta Mundo el 4 de Junio de… ¡va a hacer tres años! Como pasa el tiempo. Bueno, más que nada aprovecho para saludar, que hacía tiempo que no lo hacía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*