"Culombios, culombios"

¿Reponer esta serie solucionaría el fracaso escolar? A mí me interesaba la electricidad en los 80, a los niños de hoy les importa un pito los culombios y los faradios.

1. ¿Qué sobra en la TV de hoy?

2. ¿Qué falta?

3. ¿Antes había mejores programas

7 pensamientos en “"Culombios, culombios"

  1. Ojo, porque como todo mercado, la televisión responde a una demanda.La televisión no es más que un elemento de la sociedad, que como conjunto va evolucionando. Identificar qué elementos toman la iniciativa no es fácil, y no creo que sea siquiera relevante. De lo que sí hay que ocuparse es de cómo conducir esa evolución, que pasa, (como dirían mis amigos los homeópatas, naturópatas y demás timópatas), por un tratamiento holístico. Si la televisión de repente se volviera educativa y sensata, la mayoría de la gente dejaría de verla y se buscaría otra ocupación. Si sólo los profesores intentan formar a la sociedad, se les tachará de peñazos que hay que soportar sin hacer mucho caso, etc.Sea cual sea el camino para evitar un futuro como el de Idiocracy no se puede tomar desde un único frente, ni culpar a una única causa.

  2. 1. Sobran canales malos que no sirven para nada.2. Gente con estudios, y sobre todo, con educación. Cualquiera sale por la tele.3. Antes había lo que había. También algunos eran para salir huyendo. Pero claro, no había que competir con la publicidad. Recuerdo uno que me gustaba mucho, un concurso 'El mundo de la música' y otro así que me resultara insoportable 'La mansión de los Plaff' (yo soy mayor que tú)Y hablando de faradios, te cuento una anécdota, un trauma que tuve por un mal profesor de química.En octavo, cuando aprendimos las valencias, nos dio la lista. Uno se la aprendía: Litio, sodio, potasio, rubidio, cesio y francio. Pero el profesor se equivocó en la fotocopia y no dijo nada. En vez de poner Francio, puso Faradio.Aún hoy con 44 años, confundo Faradio con Francio. Manda narices, Saludos!!

  3. No hay que dramatizar. Mis hijos no saben que existe algo llamado "corazón" en la tele, luego es posible conseguir que un niño vea televisión sin (demasiado) peligro. Algunas series de dibujos de hoy tienen una calidad que para sí la hubiéramos querido nosotros. El problema es doble:1) Para aumentar la calidad de la programación tienes que pagar. La TDT tiene algunos canales dedicados al público infantil, pero la calidad de sus programas no es uniforme. Las plataformas de TV de pago mejoran el panorama, sobre todo para determinadas edades.2) Son necesarios más programas divulgativos para diferentes edades y temas de interés. "El Conciertazo" era un buen ejemplo, y su sustituto tras la retirada de Fernando Argenta ("El Club de Pizzicato") no es peor. Pero recuerdo "El mundo de Beakman" con cariño. No hay prácticamente contenidos científicos para preadolescentes.

  4. 1. Pues casi todo, crónica rosa, fútbol, publicidad, realitys, violencia verbal, subjetividad política y comercial…2. Rigor informativo, objetividad, imparcialidad, divulgación científica, cultura y profesionalidad.3. En algunos casos sin dudarlo como, por ejemplo, "La bola de cristal" o "La Clave".

  5. 1. ¿Qué sobra en la TV de hoy?Intereses comerciales.2. ¿Qué falta?Originalidad, transgresión.3. ¿Antes había mejores programas?En los 80, en España, nos estábamos reinventando, con mucha ilusión e inocencia.Sí.¡Que vuelvan!

  6. Tengo veinte años, soy de la generación Digimón y el Barrio Sésamo de Caponata. Aún así, se me ha pegado la canción "culombio, culombio", y creo que Eugenio tiene algo que ver en todo esto.Aunque cualquier canción que incluya "faradio, faradio" está bien por definición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*