Ese momento atroz en el que te entran ganas de arrancar cierta página de un diccionario

Por desgracia, los diccionarios no siempre definen bien los términos. Este hecho se agrava cuando se trata de vocablos científicos y técnicos. Luchar contra lo que los niños aprenden cuando están en primaria es sumamente difícil. Aquí un ejemplo: las nubes no son vapor de agua. En el colegio se explica que sí, que lo son, lo cual supone un error de cajón. No lo son y punto, por muchas vueltas que le demos. Hace unos años escribí en el blog Museo de la Ciencia una entrada explicando qué son las nubes y de paso unos experimentos sencillos de realizar en casa. En la presente entrada sólo quería enseñar una página de un diccionario que tenemos en mi centro y que usan mis alumnos. No arranqué la página porque el diccionario no era mío, pero el error es exasperante, garrafal. Lo peor viene cuando tus alumnos te dicen: «Eugenio, si viene ahí será porque es así». La tremenda autoridad de la letra impresa. Menos mal que al final algunos acaban entendiendo por qué está mal. El que no lo termina de entender es el que tiene una memoria descomunal y ha grabado  a fuego en su mente los conocimientos de los años más de primaria.

Tengo motivos más que suficientes para mantener en el anonimato los datos identificativos del diccionario

4 pensamientos en “Ese momento atroz en el que te entran ganas de arrancar cierta página de un diccionario

    • La versión “enmendada” del artículo de la RAE es correcta aunque todavía es eso un “artículo enmendado”. Puedes verlo pulsando en el botón rojo de la parte derecha superior en el enlace que pones y dice así:

      Agregado visible de minúsculas gotitas de agua, de cristales de hielo o de ambos, suspendido en la atmósfera y producido por la condensación de vapor de agua.

  1. Perico se me ha adelantado. A los de la Real Academia Española se les debería caer la cara de vergüenza, por la dejadez que demuestran en muchas definiciones, no sólo la de nube.

    No todas las instituciones son tan cretinas. El Diccionari de la llengua catalana, del Institut d’Estudis Catalans, define (s. v. núvol, traducción mia): Agregado de diminutas gotas de agua o de cristales de hielo formados por la condensación o la sublimación del vapor de agua contenido en la atmósfera, que a causa de la difusión de la luz aparece generalmente como una masa blanquecina. (http://dlc.iec.cat/results.asp?txtEntrada=n%FAvol)

  2. Pues no deberías mantener el diccionario en el anonimato, si mañana necesito comprar uno me gustaría saber cual no debo comprar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*