Historia de un torito bravo

Ya hace bastante tiempo que enlazábamos en Ciencia en el XXI un vídeo en el que el experto en museología científica Jorge Wagensberg se lamentaba del desaire que se hacía al hecho científico de que el toro es un mamífero y, como tal, sufre y siente dolor. Digan lo que digan los amantes del toreo. Que los toros tienen terminaciones nerviosas es una evidencia. Pero vamos, tampoco hay que ser zoólogo, con ver una corrida cerquita del albero se escuchan los gritos del toro.

 

Hoy me llega un vídeo gracias a un amigo vía facebook. En vez de contar la historia, lo mejor es insertar el propio texto que acompaña al vídeo:

"Lo compré a la ganadería Domecq, y estaba destinado a ser toreado en Barcelona. Cuando les pregunté si era difícil educar a un toro me contestaron : « Si lo cuidas bien, verás que es incluso más fiel que un perro ». Esto demuestra que ellos saben bien el tipo de animal que tienen y que mandan a las corridas."
Son las palabras de Christophe Thomas, un joven granjero francés que hoy vive felizmente con Fadjen. El realizador Pablo Knudsen ha captado estas imágenes de su hermosa amistad y su vida en común, para disfrute de los amantes de los animales y antídoto contra los prejuicios extendidos por los aficionados a la tauromaquia.

Se ha escuchado muchas veces el argumento de que los toros bravos sólo sirven para dar cornadas, que han nacido para ser eso, bravos. Aquí hay una prueba de que los toros, como los perros, como los humanos, pueden sentir cariño. Si te gusta mucho una cosa es muy difícil abandonarla, ¿y si te dan motivos razonables? Yo fui un amante de las corridas de toros (recuérdase mi historia de la falacia del traje de luces) y en Cataluña todo esto ya es historia. Si eres un españolito de pro te siguen gustando las corridas de toros, me parece bien, cada uno es libre. Pero no digas que el toro no sufre, pues pondré un [sic] al final de tu frase.

 

Aquí dejo como complemento un pequeño reportaje realizado en torno a la figura de Christophe Tomas:

3 pensamientos en “Historia de un torito bravo

  1. Pingback: Historia de un torito bravo

  2. Extraordinario !!
    En realidad cuesta imaginar que esto se logre, dada la fama de estos animales. Se le ve un toro dulce, tranquilo, relajado, y muy confiado con su amigo humano.
    Post encantador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*