Medicina sin engaños [Libro]

Medicina solo hay una, la que cura. Esta es la consigna que Mulet levanta en la mano durante todo el discurso que mantiene en su tercer libro de divulgación científica, Medicina sin engaños. En la introducción (puedes leerla de forma gratuita), avisa al lector:

«No soy médico. Por lo tanto, en esta obra no vas a encontrar ninguna indicación sobre qué tratamiento seguir para una enfermedad, ningún consejo para que tomes tal o cual medi- camento ni ninguna pauta para prevenir una determinada dolencia».

Así es, pero su experiencia en investigación científica y su titulación (bioquímico) le sitúa en una posición de conocimiento adecuado, sabe de lo que habla. Lleva años luchando contra las pseudociencias en general y contra las pseudomedicinas, en particular. Su labor divulgativa desde la asociación escéptica ARP y el blog Naukas avalan una relación estrecha con el lector más profano. Y es que si Mulet abría un camino con Los productos naturales ¡vaya timo! y había dejado huella tras Comer sin miedo, este tercer libro lo eleva a la primera fila de los divulgadores científicos en lengua castellana.

No tiene problema el autor en ser tajante con aspectos de sobra conocidos y que, sin embargo, a veces el ciudadano de a pie olvida. Un ejemplo es esa idea de que antes se vivía más y mejor, una falacia fácilmente desmontable:

«La edad de oro de la que habla la mitología de diferentes culturas, en la que el hombre era feliz, no tenía que trabajar y no enfermaba, no existió nunca».

El tono del libro varía entre irónico y sarcástico, no espere el lector encontrar un tratado de medicina. Se trata de un recurso que Mulet maneja a la perfección (hay momentos en que tienes que soltar una carcajada), pues para poder desmontar algunas falacias o falsas ideas preconcebidas el único medio —a veces— es el humor. Y es que un médico (de los de verdad) no te diagnostica al azar ni por anécdotas, «el hecho de que un médico te diga lo que tienes y te prescriba un tratamiento es la consecuencia de varios milenios de historia de la medicina». Sin embargo, las pseudomedicinas son obra de unos iluminados, de momentos concretos en la historia y de su propia experiencia. No nos engañemos, la medicina (la de verdad) «ha conseguido que dolencias que eran mortales, como una otitis o una caries, ahora sean poco menos que anecdóticas». En este sentido de contraste con las pseudomedicinas, Mulet acierta al decir:

«También es cierto que los fallos o los errores suelen magnificarse porque siempre es más llamativo un titular en el que se lea: “Un fármaco causa la muerte de varios pacientes” que “Miles de fármacos salvan la vida de miles de pacientes todos los días”, siendo las dos afirmaciones ciertas».

El autor sabe que la medicina (la buena) es el resultado de una actividad humana, «no es más que la acumulación de aciertos y el descarte de errores del pasado». Por contra, en las pseudomedicinas vemos que los errores se acumulan y no hay una intención de enmienda: que no hay moléculas de un principio activo en una disolución acuosa, nos inventamos la memoria del agua. En este caso estamos hablando de la homeopatía. Mulet arremete contra todas las pseudomedicinas, sin pelos en la lengua, porque en materia de salud hay que ser valientes y decir las verdades en mayúsculas. Entre una enorme lista de «medicina chunga» encontramos: homeopatía, osteopatía, psicoanálisis, naturopatía, hidroterapia, acupuntura, quiropráctica, magnetoterapia, etc. Y entre las chorradas varias podemos leer sobre epidemias de autismo, curas milagrosas del cáncer, negacionismo del sida y antivacunas.

Es destacable que J. M. Mulet no deja cabos sueltos, analiza los argumentos que suelen usar los «clientes» de los pseudomédicos, tales como el «amimefuncionismo» o como la manida historia de que las farmacéuticas malísimas empresas que nos quieren robar (es mejor donarle el dinero a un pseudomédico). Refuta estos argumentos con palabras sencillas, pero no lo reproduciremos aquí, será mejor dejar al lector que lo descubra por sí mismo, viajando por las páginas de Medicina sin engaños. Los tiempos en los que creíamos que dentro de nosotros había una fuerza vital han pasado a la historia, hoy sabemos que el funcionamiento de nuestro organismo se rige por reacciones químicas. Conocer estas reacciones es y ha sido una de las bases de la medicina actual. No podemos ignorar esto, el mejor camino para luchar contra estafadores y timadores es la educación. «La información es la mejor defensa contra la estafa». Al final del libro nos ofrece un estupendo Decálogo para evitar pseudomédicos, una lista de simples consejos y, sin embargo, sabios. Consejos de cajón, tales como que «si te duele algo, ve al médico». Y si aún así no lo tienes claro:

«Guíate por el principio de que si una terapia parece una gilipollez, realmente lo es».

J. M. Mulet ha dejado en el panorama editorial una obra de referencia y pone tarea al lector, aunque no sabemos si es consciente de ello. Las múltiples referencias dejan al usuario del libro con ganas de seguir

investigando, con el deseo de poder leer toda la bibliografía e indagar en todos los casos que se cuentan (asombrosos algunos, surrealistas). Tal vez a Destino le ha faltado cerrar el libro con un índice por palabras, para poder navegar con soltura por el texto y revisar los conceptos importantes. Les animo que lo incluyan en la segunda edición, pues este libro de Destino está destinado al éxito más rotundo.

 

Puedes encontrar a Mulet en:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*