3 pensamientos en “No es ciencia, es conciencia

  1. O sea, que debemos sentirnos culpables por no someternos al chapucero método que tienen los políticos de meternos en vagones.Yo me veo obligado desde hace muchos años a usar el coche y tengo bastante meditado el tema. El asunto con nuestra «conciencia» y concienciación sobre el transporte público no puede ser más tramposo y hasta mserable. Empezamos por la regulación de las líneas de autobuses, que es abusiva y parece propia de la organización gremial de la Edad Media. Hay unas licencias de explotación extraordinariamente rígidas y que impiden cualquier posibilidad de competencia entre compañías. No sé ahora, pero incluso los que tenían la lotería de tener línea de autobús en un recorrido aún debían pagar un «canon de coincidencia» a RENFE. Ya es un abuso, pero se llegaba a dar el caso de que se pagaba ese canon en recorridos que no tenían línea de tren. No había tren «alternativo» pero se pagaba la «coincidencia» ¡toma nísperos!El transporte colectivo de las grandes ciudades es algo mejor, pero debido a que la gran necesidad que se tiene tiende a ocultar las agobiantes regulaciones a las que está sometido. Las empresas de transporte explotan concesiones de la adminstración y no se te ocurra tener una idea barata y asequible, que te crujen.El automóvil, aún muy regulado, no llega a los niveles del transporte colectivo y, naturalmente, dispones de un medio relativamente barato, flexible, cómodo y rápido para desplazarte. Los coches son cada vez mejores y de menor consumo. El transporte público sigue anclado con las cadenas del estado.El AVE, que ha pretendido ser competitivo y ha sufrido un debate público relativamente más transparente parece que sí lo usa la gente ¡y sin necesidad de apelar a su conciencia!En todo esto vienen los bienpensantes y te dicen que si no te sometes, pues no tienes conciencia. Los primeros que se apuntan a esas campañas suelen ser los políticos y la gente cercana al poder, precisamente los que nos han metido en un transporte público chapucero.Menos tomaduras de pelo. No me pienso sentir culpable ni un minuto porque los mismos que sabotean una y otra vez un mejor transporte público ¡encima te pretendan sentir culpable por no usar esa basura!(seguro que tú no eres cercano al poder y los tíos del vídeo tampoco, pero lo que te digo no deja de ser cierto. Además, creo que os están engañando como a chinos. Mírate las cosas con detalle y verás la cara como el cemento que tienen los políticos)

  2. A ver, no he dicho quién debe tener conciencia. Para mí no hay duda: las administraciones más que el usuario. Si el servicio público no es de calidad, es normal que no se use lo suficiente.

  3. No hay que olvidar que la imagen no sólo habla del transporte público…Me ha encantado la entrada, Eugenio, imagen sencilla y directa. La pena es que se podría considerar ligeramente «manipulada», ya que la viñeta de los coches tiene un zoom mucho mayor que las otras, lo que realza el impacto del contraste, pero bueno.Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*