Groucho Marx y el escepticismo

Groucho Marx publicó «Memorias de un amante sarnoso» en 1963. Es de especial interés el capítulo Entre extraños mediums, del que me permito extraer la siguiente cita (negritas mías):

—¿Dice que su Reina puede responder a cualquier pregunta que se le haga?
—Así es —respondió el zombie.
—¿Aunque no se refiera a ningún difunto?
—Madame Mecca no ha dejado nunca una pregunta sin respuesta.
—Adelante, pues.
—¿Cuál es la capital de North Dakota?
La Madame y su consorte se quedaron atónitos, pasmados y desconcertados.
¡Maldita ocurrencia, preguntar aquello a quien acababa de llegar del mundo astral! La Reina permaneció rígida en su trono y luego se volvió hacia el Príncipe.
Al parecer, éste se había enfrentado anteriormente con problemas semejantes.
El mundo estaba lleno de escépticos, pero él tenía siempre una solución a mano.
Hizo una seña a los dos acólitos que estaban ventilando el incienso y les dio en voz baja algunas instrucciones.
No sé qué les diría, pero parecieron ponerse muy contentos.
Al cabo de un momento, me agarraban uno por cada brazo y me expulsaban violentamente del local.

 

391px-groucho_marx_-_portrait

By ABC Photo - eBay, Public Domain, Link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*