[Libro] Del mito al laboratorio

El libro de Daniel Torregrosa camina por un género de divulgación científica poco transitado. O nada transitado. «Del mito al laboratorio» rompe con gran parte de la tradición literaria divulgativa para poner el ojo del huracán en la cultura en general, para fusionar la mitología con la ciencia. Estamos obsesionados con nombrar todo lo que vamos conociendo y, por supuesto, durante toda nuestra historia hemos echado mano de la mitología.

La obra está dividida en tres partes: mitología grecorromana, mitología nórdica y otras mitologías. No se trata de un libro más de mitología, sino de un texto en el que se aprovechan algunos personajes y hechos mitológicos para hablar de ciencia. Y buena ciencia además. Por ejemplo, en la primera de las historias nos habla de Prometeo, el titán griego. Nos cuenta que Prometeo también es un árbol. «O lo fue», como afirma con su afilado estilo. Se trata de un pino de 5000 años en Nevada que fue talado por un estudiante de botánica en 1964. Un error que acabó con la vida de un árbol cuyo tronco tenía ya un diámetro de dos metros.

La estructura del libro lo convierte en una obra de consulta para el futuro, una vez se ha trabajado. Una especie de mini enciclopedia para revisitar y abrir de vez en cuando. Cada uno de los apartados dentro de un capítulo lo titula con el nombre de un personaje mitológico y, como subtítulo, su relación con al ciencia. Ejemplos:

SELENE. El fétido elemento, un asteroide, peces tropicales y una sonda japonesa.

VANADIS. Elemento que se descubrió dos veces, una proteína de los tundeados y un asteroide.

Daniel Torregrosa es un escritor incombustible. Aunque este sea su primer libro, en su blog Ese punto azul pálido lucha constantemente contra pseudociencias y por el conocimiento en todas sus facetas. Y si nunca lo han visto dar una charla… ¡es de los mejores oradores que existen en España!

La verdad es que tengo el libro subrayado por varias partes (para horror de los puristas) y podría destriparlo. Y me gustaría. Pero creo que sería un error. Este tipo de obras hay que disfrutarlas sin ningún tipo de información anterior sobre contenido. Una opción es leer las primeras páginas y otra es comprarlo directamente. Una buena recomendación para el verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*