Un pensamiento en “Que no te gusta la vista de tu ventana, cambia su orientación

  1. Tu amiga ha aprendido en la vida, y no en la Escuela Universitaria, que muchas veces quisieraS cambiar la orientación de tu ventana porque no te gusta el paisaje pero es difícil, porque no siempre el “edificio de la vida” te lo permite.Eso que llamamos el “bien comun”, lo mejor para todos, “la paz en casa”, nos obliga en muchos momentos a RENUNCIAR A UNA VISTA MÁS AGRADABLE. ¡Y es tu ventana…! ¿Injusto? Puede que si… Sería mejor poder llamar a esta renuncia “gratuidad”, pero… cuesta, no es fácil.Lo importante es no olvidar el fin último que te hace renunciar a la “vista agradable” que tú desearías en ese momento.Por eso, estoy convencida de que, más importante que disfrutar con tu ventana y aferrarte a la vista que desde ella puedes alcanzar,es fundamental fijarnos más en los que no se ve, en lo que nadie ve… LA CIMENTACIÓN de nuestro edificio. “Cuando la casa está cimentada sobre roca, ni el viento, ni la lluvia, ni la tormenta, ni siquiera la vista desde tu ventana…(por horrible que sea) puede hacer que se tambalee”. El ARQUITECTO nos ayuda a estar siempre “en mantenimiento”…, eso es lo importante, porque el edificio, aunque sea un rascacielos, se desgasta con el paso del tiempo.Menos mal que Él sabe que los edificios, por robustos que sean, necesitan de un gran trabajo de mantenimiento y nos “regala” limpiadores de cristales, albañiles, fontaneros, técnicos…SON LOS AMIGOS, que nos recuerdan continuamente que lo importante no es SER EL EDIFICIO MÁS BONITO DE LA CIUDAD, NI EL MÁS VALORADO POR LO QUE CONTENGA, sino MANTENERSE EN PIE POR ENCIMA DE LAS DIFICULTADES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*