Escepticismo en el aula: una propuesta de trabajo

Los que visitan Ciencia en el XXI saben que este es un blog racional, un lugar donde el pensamiento crítico es fundamental. Personalmente defiendo la postura crítica ante cualquier tipo de afirmación irracional que pueda hacer algún tipo de daño a la persona, ya sea física o psicológicamente. Especialmente me siento inclinado a la lucha contra las pseudociencias. Sin embargo, pienso que la mejor forma de luchar contra supercherías no es la lucha y el ataque directo, sino mediante las herramientas poderosas de la alfabetización científica, divulgación científica y la popularización de la ciencia. Igual estoy equivocado, pero mi modo de ver es alfabetizar y divulgar desde la escuela para acabar convirtiendo la ciencia en algo popular, un arma para luchar contra estupideces de todo tipo. Decirle a un mangante que es un mangante solo sirve para enfrentarnos a él. Prefiero enseñarle a la gente a mantener sus propiedades a salvo de ese mangante. Eso sí, si puede ser, el mangante a la cárcel.

Sí fuimos a la Luna. Punto.

En este sentido he dado un taller en dos sesiones para el Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla la Mancha. Muchas veces me piden las presentaciones que uso en los cursos, talleres y conferencias, pero son pocas las veces que las subo. La razón es múltiple. Fundamentalmente porque una presentación sin la voz del autor, es algo frío y con poco fundamento. Algo de más peso (nunca mejor dicho) es que suelo usar muchos vídeos en mis presentaciones. Esto eleva mucho el peso de las presentaciones e invalida la carga. He resuelto el problema incluyendo los enlaces pertinentes y qr para facilitar el seguimiento. Así que os dejo las dos sesiones. Una un poco más teórica (no demasiado) y otra con pinceladas sombre la conspiración lunar y la telepatía. Está claro que esto es para compartirlo, copiarlo y recopiarlo. Eso sí, si te ha servido, dímelo.

Por supuesto que cada docente debe adaptar los materiales a la realidad de su centro. No podemos entrar a ver los materiales con la idea de que lo tenemos todo hecho. Se trata de una propuesta. Si tal como está sirviera para todos, algo estaría mal hecho. Si lo adaptas a algún curso, nivel o asignatura concreta, por favor, compártelo.

 

PRIMERA PARTE

 

SEGUNDA PARTE

 Actualización 26 de febrero de 2014

Al respecto de este curso, José María Rodríguez Mataderrona escribe La conspiración lunar y la telepatía en el blog del CRFP.

Empresa de agua mineral se fusiona con fábrica de caramelos [Humor]

Empresa de agua mineral se fusiona con fábrica de caramelos y se dan de alta como farmacéutica homeopática con una inversión de 0 €. «Cómo no lo hemos visto antes, sólo teníamos que mojar los caramelos y venderlos en frasquitos, el agua ha dado tantas vueltas en los últimos miles de millones de años que contienen todos los principios activos, en extrema dilución», afirmó el emprendedor gerente de la fusión. Terminó su rueda de prensa explicando que «el dinero que ahorraremos al no envolver los caramelos nos va a permitir crecer y situarnos en una zona estratégica de nuestro sector».

Fuente imagen: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Stilles_Mineralwasser.jpg

Por qué sí hay que hablar de creacionismo y demás chorrociencias en la escuela

[Blog en pruebas. Es posible que las entradas y los comentarios se borren en unos días. La entrada original está en http://www.cienciaxxi.com/2011/09/por-que-si-hay-que-hablar-de.html]

 

En un laboratorio se dan normas de seguridad para explicar qué no se debe hacer para evitar ciertos accidentes. Razonadamente. No se oculta lo malo, se divulga.

El asunto es idéntico. En la escuela no se debe considerar tabú la palabra creacionismo o decir que el creacionismo es una pseudociencia y punto. Hay que explicar por qué. Y hablar de su historia, cómo surgió, de dónde, por qué, debido a qué necesidades, por qué duró y dura. Etc.

Se habla mucho que en tal o cual país explican el creacionismo en la escuela. Por supuesto que explicarlo como una doctrina es una aberración horripilante que nos lleva al medioevo, sería como explicar el geocentrismo copernicano como una verdad absoluta. Sin embargo los profesores de física hablamos de geocentrismo cuando se habla de la historia de la cosmología, del mismo modo que se habla del modelo atómico de Dalton. Hay que saber para poder defender las ideas más verificadas. La información es poder.

Lo mismo con la homeopatía, y a por este asunto viene esto. Me encuentro este comentario (sin tildes) en una entrada:

[sic]

No sé ya cómo explicarlo: LA HOMEOPATÍA NO TIENE NADA QUE VER CON LA HERBORISTERÍA. Pero nada de nada. Qué pesadez, sólo son necesarios 2 minutos para enterarse de que no son la misma cosa.

  • La herboristería se centra en el uso de plantas medicinales y éstas tienen principios activos que sí hacen efectos reales sobre los organismos vivos. La medicina moderna (hablamos en concreto de productos farmacéuticos) toma algunos principios activos directamente de estas plantas o busca la forma de sintetizarlo. El uso de las plantas medicinales es milenario y el descubrimiento de cada remedio se estima que podría haber sido casual, mediante ensayo y error. Tiene un respaldo científico.
  • La homeopatía se basa en la dilución hasta la nada de un principio activo, de tal modo que cuando tomas el remedio no existe ninguna molécula del principio activo. Nos se dan razones para pensar que el agua que estuvo en contacto con el principio activo mantiene el recuerdo de que estuvo con él y que por eso nos cura. Más que nada porque sería una memoria selectiva, ¿por qué no recuerda el agua que estuvo en contacto con la caca de un dinosaurio o que formó parte de una nube tóxica? El único efecto es el placebo y no es milenaria, comenzó en el siglo XIX. No tiene respaldo científico.

«Pero a mí me funciona...». Vale, cascarón de huevo.

Suicidio homeopático mundial [Convocatoria]

El 5 de febrero de 2011 (este sábado) se ha propuesto una convocatoria interesante: un suicido homeopático internacional. Ya conté en qué consiste esto del suicidio homeopático en Amazings (Mi primer suicidio homeopático), y en Psicoteca aprovechan aquella ocasión que tuve para anunciar este evento (Mi buen amigo Eugenio se infla a pastillas).


Se le llama reto 10:23 en honor al número de Avogadro. Tendremos ciudicios homeopáticos colectivos en varias ciudades españolas. José A. Pérez y Luis Alfonso Gámez proponen que nos grabemos en vídeo y que se lo enviemos para el programa Escépticos. Una buena idea. Cuidado con lo que tomas, deber mirar bien la etiqueta, que sea realmente homeopático, es decir, pastillas de glucosa y lactoras, y nada más. No sea que te disfracen un medicamento serio de homeopático y te metas entre pecho y espalda un principio activo que te ocasione problemas.

Más información: ARP y Círculo Escéptico.

¿Es más importante la vida de tu hijo o presumir de ser un ignorante?

El Profesor de Biotecnología J.M. Mulet escribe una carta a los padres que deciden no vacunar a sus hijos, una decisión bárbara, inconsciente e irresponsable, fruto de la moda del anti-todo que impera en esta era que nos toca vivir. Mulet ya colaboró con Ciencia en el XXI para hablarnos de los transgénicos, con un artículo que recomiendo.

Hoy mola ser anti-todo, aunque sea a costa de lucir la ignorancia en una pancarta o, lo que es peor, presumir de no investigar y no pararnos un rato a leer toda la información que nos llega. Es mejor quedarte con esa presentación de diapositivas que te manda el amigo o compañero conspiranoico que todos tenemos en nuestro entorno. El asunto es bien fácil: ¿por qué hay tanta gente que hace caso a un sólo artículo en contra de algo cuando hay miles a favor? La historia es que además aquella idea de que las vacunas son malas malísimas era una farsa -como nos contaba L.A. Gámez-, pero eso ya da igual, mola ser anti-todo, aunque las tasas de mortalidad infantil hayan decrecido de forma vertiginosa.

No es buena idea repetir la carta aquí. Está llena de sorna, sí, con más razón debes leerla. Está en el blog Los productos naturales ¡vaya timo!, bajo el título Carta a unos padres que han decidido no vacunar a sus hijos.

Hazte un favor y haz caso de los médicos, no de los correos en cadena.