“Es penoso engatusar a la gente en vez de ilusionar”. JUAN TAMARIZ

Juan Tamariz es el mago español por excelencia. Los que fuimos niños en los ochenta y en los noventa lo recordamos con ternura y entre risas. Hizo que en España la cartomagia se pusiera de moda. Hoy le preguntas a un adolescente, le haces el violín y... no saben quién es. Simplemente porque no sale en la tele tanto como antes. Sin embargo, sigue siendo magistral.

Fuente: Diario Clown.

Hoy, 15 de diciembre de 2011, ha tenido una charla digital en el diario Público. Los lectores han podido hacerle preguntas y él ha ido respondiendo. Ya hemos hablado por aquí en más de una ocasión que el mago y el mentalista ilusiona, no engaña ni presume de tener poderes paranormales. De ahí la famosa frase de Anthony Blake:  «Todo lo que han visto ha sido producto de su imaginación. Y no le den más vueltas, no tiene sentido». Entre las preguntas podíamos encontrar una del mago y mentalista aficionado Andrés Carmona, profesor de Filosofía, socio de la ARP y amigo del que escribe:

ANDRÉS: Hola, Juan: ¿Qué opinas de los adivinos, espiritistas, videntes, etc. que incluso pululan en programas de TV? ¿No debería ser más dura la comunidad mágica con estos farsantes que malutilizan los trucos del bello arte de ilusionar pero para estafar?

La respuesta ha sido:

JUAN TAMARIZ: En efecto, la utilización de trucos para engatusar en vez de ilusionar, es penoso. Pero no son los únicos que los utilizan....

Dicen en la lista de correos de ARP que no se ha mojado demasiado. Tal vez por el verbo usado:

engatusar.
(De engatar).
1. tr. coloq. Ganar la voluntad de alguien con halagos para conseguir de él algo.

Es cierto que ha eludido la palabra engaño, estafa u otras. Pero también debemos reconocer que podría no haber constestado la pregunta (yo mismo fui sujeto de una charla digital en el diario ABC y sé que se pueden no contestar alguna que otra pregunta si se consideran ofensivas o no aptas). Así que al menos ha contestado y ha dejado clara su disconformidad con los engañabobos y estafadores del estilo Uri Geller.

Un pin para Juan Tamariz.