El arte de vender mierda [Libro]

Fernando Cervera es, por encima de todo, un valiente. Estamos hablando de un joven biólogo valenciano que no cumple los treinta años y que publica su primer libro cargado de polémica y lucha, El arte de vender mierda (Laetoli). Su ópera prima se lee de un tirón, en una sentada. Cervera y su amigo Mariano, hartos de las pseudomedicinas, deciden inventarse una pseudoterapia: el fecomagnetismo. O lo que es lo mismo: mierda diluida homeopáticamente. Y consiguen meterse en el mundo de las pseudociencias, entrar en los congresos, ser citados por blogs e incluso dar una conferencia. Prologado por Javier Armentia, el libro no puede ser más que una voz beligerante en cuya lengua los pelos no encuentran cuna:

 

«Habíamos conseguido nuestro objetivo en tan solo una semana, y nuestra pseudoterapia, por muy estúpida que pareciera, había comenzado a extenderse y se hablaba de ella en algunos sitios de Internet. Habíamos demostrado que no existía ningún mecanismo de control sobre qué se publicaba en páginas de “terapias alternativas”, pues si tenías dinar lograbas fácilmente el reconocimiento de páginas y revistas que, en teoría, eran especialistas en el sector. Es más, la gran mayoría de los pseudoterapeutas con los que hablamos se creyeron completamente nuestros fundamentos pseudocientíficos.»

 

Cervera ofrece nombres, apellidos y direcciones web, insistimos, sin pelos en la lengua, un valiente de los que hace falta en la lucha contra las pseudochorradas. Pero no podemos contar más, esta pequeña obra es del tipo de las que no se puede un crítico extender mucho. Lo mejor es leer el libro, un relato de su aventura que le ha dejado a su autor alegrías y sinsabores, esperanzas y desilusiones. No deja al lector indiferente.

2 pensamientos en “El arte de vender mierda [Libro]

  1. No juzgaré el libro por la portada. Pero desde luego el nombre es genial. De primeras es muy llamativo. Lo pienso leer pronto.

  2. Engañar a gente ignorante y desprevenida no es un gran mérito. Yo no calificaría como valentía la cualidad necesaria para lograrlo. El verdadero mérito consiste en engañar a gente inteligente, culta y bien provista de suficiencia científica. O quizá también desenmascarar engaños mas sofisticados. En fin, cada cual usa su inteligencia y su cualificación, para lo que le viene en gana.
    Comulgamos con ruedas de molino, como el negacionismo climático, un modelo económico que es una estafa piramidal, y la flor y nata del la “ciencia” organizando cacería de magufos para distracción del personal.

Los comentarios están cerrados.